Coronavirus

El coronavirus impacta en el BBVA y le provoca 1.792 millones en pérdidas

El ajuste comercial en Estados Unidos de 2.084 millones han lastrado sus cuentas. Se ha visto forzado a anular el dividendo

Sede central del banco BBVA en Madrid
Sede central del banco BBVA en Madrid

La salvaguarda ante el coronavirus y el saneamiento provocado por el ajuste del negocio en el mercado norteamericano ha pasado factura a las cuentas del primer trimestre del BBVA, que se han apuntado unas pérdidas de 1.792 millones de euros. La provisión ante el Covid-19 de 1.433 millones de euros y el ajuste del fondo de comercio en Estados Unidos, por importe de 2.084 millones, se han traducido en uno de los peores resultados de su historia en un trimestre, aunque si se excluye el impacto de estos saneamientos, el beneficio hubiera sido de 292 millones, un 75% menos en comparación con el mismo periodo de 2019. No le ha sentado nada bien al BBVA este 2020. Las malas perspectivas de la economía y la negativa evolución de los tipos de interés en Estados Unidos le han pasado factura. Pese a ello, el banco mantiene que su situación es firme porque no afecta “ni al patrimonio neto tangible, ni al capital, ni a la liquidez" del grupo, que se agarra al beneficio recurrente de 1.258 millones de euros (+6,4% interanual) para mantener su esperanza de recuperación de cara al mes de junio, gracias al mayor margen neto de los últimos diez años (+14,1%), “tanto al buen comportamiento de los ingresos como a la contención de los gastos de explotación”, defienden.

EpData.- Los resultados del BBVA en el primer trimestre de 2020, en gráficos
Resultado neto atribuido de BBVA en el primer trimestre de 2020 (CNMV) EPDATA 30/04/2020 EPDATA

El presidente de BBVA, Carlos Torres, quiso lanzar un mensaje de tranquilidad. "Esta recurrencia del beneficio antes de provisiones, nuestra sólida posición de capital, la sólida posición de liquidez, nuestro modelo de negocio diversificado y nuestras capacidades digitales, nos permiten afrontar la crisis desde una posición de fortaleza”, pese a que la entidad está “muy afectada” por la anticipación de provisiones, ve un lado positivo a estas decepcionantes cuentas. El margen neto ha alcanzado los 3.566 millones de euros, con un crecimiento interanual del 14%, y el resultado sin singulares y sin tener en cuenta la provisión por el Covid-19 se eleva a 1.258 millones de euros, con un crecimiento del 6,4%. “En una crisis sanitaria global en el que todos hemos de dar un paso adelante”. aseveró Torres.

El margen de intereses del grupo alcanzó 4.556 millones de euros entre enero y marzo, lo que supone un incremento interanual del 7,5% a tipos de cambio constantes (+3,6% a tipos de cambio corrientes), favorecido por la buena evolución de Turquía, América del Sur y, en menor medida, México. Las comisiones netas -en las que destaca la positiva contribución de las unidades de negocio de España y Estados Unidos-, ascendieron a 1.258 millones de euros, un 6,3% más que en el mismo periodo del año anterior a tipos de cambio constantes (+3,6% teniendo en cuenta el impacto del tipo de cambio). En conjunto, losingresos recurrentes -margen de intereses y comisiones- finalizaron el trimestre con un incremento interanual del 7,2% a tipos de cambio constantes (+3,6% en corrientes). En concreto, el margen neto se situó en 3.566 millones de euros (+14,1% a tipos de cambio corrientes), lo que ha permitido absorber sin demasiados problemas los 1.433 millones en la línea de saneamientos crediticios por la crisis del Covid-19 -en España, el registro de provisiones crediticias fue de 517 millones y se generó un resultado atribuido negativo de 141 millones-. El margen bruto, por su parte, alcanzó 6.484 millones de euros en el trimestre (+11,4% interanual a tipos de cambio constantes, +7,2% a tipos corrientes). Los gastos de explotación se mantuvieron contenidos, con 2.918 millones de euros en el trimestre, lo que supone un alza de un 2,2% a tipos de cambio constantes con respecto al mismo periodo de 2019 (-0,1% a tipos de cambio corrientes).

El Grupo mantiene una cómoda posición de liquidez, con un coeficiente de cobertura de liquidez (ratio LCR o ‘Liquidity Coverage Ratio’) y un coeficiente de financiación estable neta (ratio NSFR o ‘Net Stable Funding Ratio’) que se sitúan, a 31 de marzo de 2020, en el 134% y el 120%, respectivamente, muy por encima del requerimiento regulatorio (sobre el 100%). Asimismo, mantiene una estructura de financiación fundamentalmente minorista y de largo plazo, con un ratio ‘loan-to-deposits’ en torno al 100% en todas las geografías en las que opera. Pese a ello, el ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ se situó en el 10,84% a 31 de marzo de 2020, al retroceder 90 puntos básicos desde el cierre de 2019, afectado por la evolución de los mercados en este primer trimestre de 2020, el crecimiento de la actividad y la anticipación de saneamientos por la crisis. La entidad se ha marcado como objetivo “mantener un colchón sobre su nuevo requerimiento de ratio CET1 (actualmente en el 8,59%) de entre 225 y 275 puntos básicos”. Su nivel actual se sitúa dentro de este rango.