Coronavirus

España, denunciada ante la Comisión Europea por no dejar asientos vacíos en los aviones

La Asociación de Usuarios, Empresarios y Profesionales del Transporte Aéreo acusa al Gobierno de poner en riesgo la salud de viajeros y tripulantes

Polémica por la alta ocupación de un vuelo Madrid-Gran Canaria
Vista del interior de la cabina del avión del vuelo de Iberia Express del domingo pasado entre Madrid y Gran Canaria, cuyos pasajeros se quejaron de que iba prácticamente lleno EFE

La gestión del transporte aéreo que está realizando el Gobierno durante la pandemia del coronavirus no convence a todo el mundo. Tanto es así que ha sido denunciada en Bruselas. La Asociación Española de Usuarios, Empresarios y Profesionales del Transporte Aéreo (Asetra) ha denunciado ante la Comisión Europea la gestión del Ejecutivo en lo que al transporte de pasajeros en avión se refiere. Según esta organización, las medidas adoptadas ponen en peligro a los viajeros y las tripulaciones de las aeronaves. Además, en su opinión, favorecen la expansión del COVID-19.

El pasado 30 de abril, Asetra remitió un escrito al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en el que instaba, de cara a la desescalada del estado de alarma, a realizar test masivos antes de los embarques en los aviones tanto a tripulaciones como a pasajeros. Además, le solicitaba que tomase medidas para garantizar la distancia de los pasajeros en el interior de los vuelos para evitar la expansión del virus. Ambas medidas, según Asetra, se ajustan a las recomendaciones de la Agencia Europea de Salud. Sin embargo, y ante el “silencio manifestado” por Transportes, la asociación denunció el pasado día 15 ante la Comisión la falta de medidas adoptadas por este Departamento y el Gobierno para evitar el contagio del COVID-19 y por vulnerar los derechos fundamentales de los ciudadanos recogidos en la Carta de la Unión.

OMS

Asetra considera que la no separación en el interior de los aviones podría infringir el Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como varias directivas sobre salud. La organización apunta especialmente a la que alude a la exposición de los trabajadores a riesgos biológicos.

La organización considera que “las cuestiones de índole económico que afectan al sector no pueden ser la moneda de cambio para poner en riesgo la salud de los pasajeros y de las tripulaciones que trabajan a bordo de las aeronaves por parte de las compañías y sus sindicatos”.

Aunque habrá de ser la Agencia Europea de Seguridad Aérea la que determine de forma completa las condiciones para que las aerolíneas retomen la actividad sin las restricciones actuales, lo cierto es que la Comisión Europea ya avanzó la semana pasada que no iba a pedir a las aerolíneas que dejasen asientos vacíos en los aviones. Las aerolíneas se niegan a tomar esta medida porque consideran que pondría en riesgo su futuro y que, además, es ineficaz. En su opinión, los controles deberían ser previos. A bordo del avión, el uso de filtros HEPA, que renueven el aire cada tres minutos y son muy efectivos contra virus y bacterias, limita mucho el riesgo de contagio, según la industria.