Coronavirus

El Tesoro necesita más dinero que durante la crisis financiera

Eleva en 100.000 millones las emisiones de deuda por el virus. Ya ha obtenido casi el 50%, a la espera de la ayuda financiera que llegue de Europa

El Tesoro Público batirá récord de financiación
El Tesoro Público batirá récord de financiación

El Tesoro Público ha actualizado sus previsiones de financiación para este año, que se han incrementado exponencialmente por las necesidades provocadas por la crisis sanitaria y la falta de liquidez de la Seguridad Social, que disparará la deuda este año a un mínimo del 115% del PIB. En concreto, el Ministerio de Economía ha cifrado en 97.500 millones el incremento de su objetivo de emisión neta de deuda, con el que se alcanzará una cifra récord de 130.000 millones, que dejan en una propina los 32.500 previstos a comienzos de año. Hay que recordar que, en el peor momento de la Gran Crisis financiera, el Gobierno de Mariano Rajoy tuvo que recurrir a los mercados internacionales para financiar 110.000 millones de euros.

Con esta actualización, la emisión bruta aumentará en algo más de 100.000 millones, hasta alcanzar los 297.657 millones. Inicialmente, en su Estrategia de 2020, el Tesoro había previsto una emisión bruta de 196.504 millones, lo que suponía cerrar por segundo año consecutivo por debajo de los 200.000 millones, tras los 192.814 millones de 2019, siendo la primera vez desde 2011 que se iba a lograr bajar de dicha cifra. Pero la crisis del coronavirus ha tirado por tierra todas las previsiones.

La modificación del programa de financiación del Tesoro realizada por el Gobierno elevó su necesidad de fondos hasta los 138.000 millones, que sumados a los 16.000 millones destinados a las comunidades para paliar la crisis y a los menores ingresos provocados por el parón económico –tanto por recaudación fiscal como por cotizaciones–, han disparado la necesidad de financiación del Estado. Ante este nuevo escenario y la previsión de un déficit del 10,34% y una deuda del 115,5% del PIB, el Tesoro Público estima una necesidad de financiación bruta para 2020 de 297.657 millones, de los que 185.969 millones se prevén financiar mediante bonos y obligaciones y 111.688 a través de letras del Tesoro.

La intención de los gestores financieros públicos es que la situación pueda aliviarse parcialmente con los 15.000 millones que le corresponden a España del Sistema de Reaseguro de Empleo Europeo (SURE), así como la parte que perciba del fondo de reconstrucción de 500.000 millones pactado entre Francia y Alemania –que se encuentra todavía pendiente de aprobación, al que el Gobierno decidirá acudir o no dependiendo de si finalmente se estructura en forma de transferencias o de préstamos a los diferentes países–.

Pero al margen de especulaciones futuras, el Ministerio de Asuntos Económicos cree que la nueva estimación neta de 130.000 millones se puede cubrir íntegramente mediante subastas del Tesoro, a la espera de conocer las condiciones que tengan las ayudas europeas. Si finalmente España accede a los 15.000 millones del SURE, podría completar casi en su totalidad el gasto presupuestado para este año correspondiente a las prestaciones por desempleo asociadas a los ERTE, que alcanzará los 17.894 millones, según presentaron en el Programa de Estabilidad 2020-2021.

El Tesoro se congratuló de que los mercados hayan respondido «positivamente» a la oferta española, tras conseguir acelerar las emisiones en los primeros meses del año, de manera que ya se ha ejecutado el 48,6% del nuevo objetivo total (143.491 millones), el 54,9% de las emisiones a medio y largo plazo (101.738 millones), de los que 41.753 millones de euros han sido en letras (37,9% del objetivo). De esta forma, la ejecución del nuevo programa de financiación del Tesoro Público a medio y largo plazo está más avanzada que en 2019 en estas mismas fechas.

Por otro lado, fuentes ministerial confirmaron que ultiman ya un segundo préstamo a la Seguridad Social para poder hacer frente al pago de las pensiones y para dar cobertura a las prestaciones de los trabajadores por la crisis del coronavirus, cuyo montante se irá «afinando en las próximas semanas». El pasado 14 de abril, el Consejo de Ministros ya aprobó un préstamo de 13.830 millones para garantizar el pago a los pensionistas. Este préstamo, similar al de otros años, ya estaba previsto en los Presupuestos para el abono de las pagas extraordinarias de junio y noviembre.