Nissan cerrará su planta en Barcelona en diciembre de 2020

La compañía automovilística ya ha comunicado al Gobierno una decisión que deja 33.000 empleos en el aire

Nissan ha decidido finalmente cerrar sus instalaciones en Barcelona. Un cierre que se hará efectivo en diciembre de 2020, según ha podido saber LA RAZÓN. La compañía japonesa ha comunicado al Gobierno oficialmente a primera hora de esta mañana el cierre de su planta de Barcelona, una decisión que el Ejecutivo “lamenta”, ha informado el Ministerio de Industria, que ha propuesto a la presidencia de la firma japonesa crear un grupo de trabajo para buscar alternativas a los centros. La decisión de Nissan afectará a los centros que Nissan tiene en Barcelona -Zona Franca (fábrica de furgonetas), Montcada i Reixac (ejes) y Sant Andreu de la Barca (suspensiones y bastidores)-, así como a los centros de investigación, recambios, distribución y compras, también en la Zona Franca.

El departamento dirigido por Reyes Maroto insiste en que la continuidad de la fábrica barcelonesa, que emplea directamente a unas 3.000 personas e indirectamente a otras 30.000, tiene sentido económico para Nissan Motor, “al ser más rentable invertir que asumir el coste del cierre, que podría superar los 1.000 millones de euros”. Sin embargo, desde la multinacional japonesa tienen una percepción muy distinta de la situación. Su máximo responsable en Europa, Gianluca de Ficchy, ha asegurado que no existe “ninguna solución viable de futuro” para las instalaciones productivas del grupo en Barcelona, descartando así la posibilidad de que la compañía japonesa dé marcha atrás a su decisión de cerrarlas en diciembre.

Motivos del cierre

En rueda de prensa virtual, De Ficchy ha atribuido la decisión de cerrar Barcelona al exceso de capacidad de producción del grupo por la caída del mercado de furgonetas, ante las medidas de movilidad adoptadas en muchas ciudades; así como a que Mercedes optara por dejar de producir la Clase-X en la planta de Nissan en mayo de este año. El directivo ha subrayado que estaba previsto que Mercedes fabricara en Barcelona esta “pick up”, que suponía el 57 % de la actual carga de trabajo de la planta, hasta finales de 2027, a lo que ha añadido que en los últimos meses la fábrica trabajaba ya a un 20 % de su capacidad. “Estaba previsto que este nivel de utilización se redujera aún más y, en las actuales circunstancias de mercado, la adjudicación de un nuevo moldeo no sería suficiente para hacer rentable y sostenible la fábrica de Barcelona”, ha asegurado Ficchy

A pesar de las explicaciones de Nissan, el Gobierno considera que “la planta de Barcelona tiene carácter estratégico, ya que abandonar la Ciudad Condal y España es abandonar la Unión Europea, con el consiguiente coste reputacional en un mercado de más de 500 millones de habitantes”, añade el comunicado.

En la nota, Industria ha señalado que una vez conocida la decisión, que le fue comunicada oficialmente esta mañana, se inicia un periodo de negociaciones en el que se establecerán los plazos y las condiciones del proceso. Así, el Gobierno de España convocará en los próximos días a Generalitat, Ayuntamiento de Barcelona, CZFB y centrales sindicales para analizar conjuntamente la situación y estudiar diferentes escenarios de futuro.