El Estado triplica su agujero hasta los 23.220 millones

La recaudación en abril se desploma un 30,8%. El déficit acumulado aumentó en 14.724 millones, con 7.372 millones más de gasto

El desplome de la recaudación impositiva, que ha caído un 30,8% en abril –primer mes completo bajo el estado de alarma–, y el ingente gasto público, tanto el sanitario y como el necesario para cubrir los devastadores efectos de la «hibernación» y el confinamiento económico, han triplicado el agujero del déficit de caja no financiero del Estado. El dato que muestra la liquidez real a finales de abril revela un déficit de 23.220 millones, un 173,3% superior al del mismo periodo de 2019, cuando el saldo negativo alcanzó los 8.496 millones. Esto supone 14.724 millones más como consecuencia de la entrada 7.352 millones menos y al aumento de los pagos en 7.372 millones. En términos del PIB el déficit de caja representa el 2,08%, 1,40 puntos porcentuales más que en 2019, cuando el desajuste se quedó en el 0,68% hasta abril.

La Agencia Tributaria obtuvo el peor dato de recaudación en un mes de abril desde 1999: 14.213 millones, un 32% menos que el mismo mes del año precedente. Por contra, los pagos del Estado, se dispararon un 50,2% el pasado mes hasta los 50.423 millones. El por dato fue para el impuesto que grava el consumo: el IVA se hundió un 29,2% hasta su peor cifra desde 2009, con solo 4.796 millones. El IRPF recaudó un 13% menos en el mes hasta 5.343 millones y Sociedades se desplomó un 69,5% hasta los 1.572 millones.

En el acumulado del año hasta abril, los ingresos del Estado en términos de caja cayeron un 4,4%, hasta los 68.501 millones de euros, tras desplomarse un 30,8% en abril, con 15.666 millones, ya que a pesar de ser uno de los meses de mayor ingresos ha sufrido el desplazamiento de varios festivos el año pasado y este y el impacto en la recaudación de abril de 4.540 millones por la ampliación del plazo para presentar determinadas declaraciones y autoliquidaciones, así como otros 2.278 millones por la posibilidad de aplazar deudas tributarias. Teniendo en cuenta esto, el Estado habría obtenido hasta abril unos ingresos de 75.508 millones (-2,2%).

La recaudación por impuestos directos y cotizaciones sociales cayeron un 5,7%%, hasta los 27.496 millones en el primer cuatrimestre. Dentro, la del IRPF alcanzó los 28.905 millones de euros, un 2,9% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que los ingresos por el Impuesto sobre Sociedades registraron una cifra negativa de 2.697 millones debido a las devoluciones realizadas.

En la imposición indirecta, que cedió un 3,5%, hasta 33.288 millones, la recaudación por IVA cayó un 4,7%, hasta los 25.240 millones de euros; al tiempo que los ingresos por impuestos especiales sumaron 6.877 millones de euros, un 1,3% más.

En lo que respecta a los gastos, crecieron un 14,7% en términos de caja, hasta 57.615 millones. Los referidos al personal alcanzaron los 5.314 millones hasta abril, un 5,6% más, principalmente por el alza de los sueldos (+1,8%), hasta 4.319 millones. Mientras, los gastos corrientes se elevaron un 42,7%, hasta los 1.711 millones de euros. De su lado, las transferencias corrientes crecieron un 21,4%, hasta los 35.877 millones, y las de capital subieron un 5,7%, hasta 2.166 millones.

Las inversiones reales bajaron también, un 8,6%, hasta los 864 millones, como consecuencia del descenso del 52,9% en Defensa, hasta 179 millones, frente al alza del 21,2% en inversión civil, con 685 millones, por el alza de Fomento (+33,8% y 487 millones). Los fondos de la Seguridad Social pasaron de un superávit de 4.260 millones en el primer trimestre de 2019, el 0,34% del PIB, a un déficit de 466 millones, un 0,04%.