Coronavirus

117.000 empleos de grandes superficies, pendientes de que Madrid y Barcelona pasen a la Fase 2

Si ambas ciudades no avanzan en la desescalada, permanecerán en ERTE

El Corte Inglés lo tiene todo dispuesto para abrir sus 90 centros comerciales a partir del lunes al 40% de su capacidad. Ahora mismo, ya puede trabajar en estas condiciones en aquellas zonas de España que están en la Fase 2 de la desescalada. Pero en las que siguen en Fase 1, como Madrid y Barcelona, sólo puede atender en un espacio de 400 metros cuadrados. Si estas zonas logran luz verde para proseguir con la desescalada, las grandes superficies podrán abrir todos sus centros al 40% a partir del lunes. Pero si las dos grandes ciudades españolas son varadas en la Fase 1, las consecuencias para el sector serán graves en términos tanto de empleo como de consumo.

En España hay cerca de 14.000 tiendas de no alimentación de más de 400 metros, que suponen el 30% de la superficie comercial total. Todas estas tiendas han estado cerradas dos meses y medio y el límite de apertura de esos 400 metros que se ha impuesto hasta la Fase 2 tiene un impacto directo sobre el empleo. Según la patronal de grandes empresas de distribución (Anged), los territorios que van a tardar más en llegar a la Fase 2, entre ellos Madrid y Barcelona, suponen en torno a un 36% del empleo del comercio según los datos de la Encuesta de Población Activa. Según sus cálculos, si no dieran el salto a esta fase el lunes, unos 117.000 empleados seguirían en ERTE. Como dice Anged, es un dato muy preocupante porque el comercio arrastra también a miles de empresas de proveedores industriales y de servicios que también están parados.

Las repercusiones para el sector en términos de actividad tampoco serían desdeñables. Según las estimaciones de esta patronal, la pérdida de ventas en el comercio será superior a 30.000 millones de euros este año, cerca del 13% de la facturación, y afectará en especial a las categorías de no alimentación. Y cuanto más se prolongue el cierre casi total de los establecimientos de las dos grandes ciudades españolas, peores serán las cifras. Según datos de BBVA Research, cuanto más se demora el cambio de fase, más tarda en recuperarse el consumo en la región en cuestión. Así, en las provincias que avanzaron a la Fase 1 el 11 de mayo, descendió el 15% interanual la pasada semana. En las que pasaron a la Fase 1 el 18 de mayo, la caída se atenuó algo menos hasta el 18%.