España

El Gobierno cambia el criterio para repartir el fondo de ayuda de 16.000 millones y penaliza a Madrid

Sánchez confirma a los presidentes autonómicos el cambio de criterio en el fondo, que favorece el peso poblacional. Hacienda atiende las reivindicaciones de algunas autonomías y primará la población en la asignación de recursos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ha confirmado esta mañana a los presidentes autonómicos los cambios en los criterios para el reparto del fondo de reconstrucción de 16.000 millones de euros no reembolsables, como adelantó ayer LA RAZÓN.

El Ministerio de Hacienda va a modificar los criterios iniciales que había fijado para repartir el fondo de 16.000 millones de euros con el que va a ayudar a las comunidades autónomas a superar los efectos de la pandemia. Este nuevo giro se produce tras varias semanas de críticas en las conferencias de presidentes autonómicos dominicales con el líder del Ejecutivo a causa del fondo de reconstrucción de 16.000 millones de euros para frenar las consecuencias del coronavirus, que condiciona el reparto, además de a la población, al número de hospitalizaciones y pacientes en UCI, algo que, a juicio de varios presidentes como el de Andalucía, Juanma Moreno, el de Valencia, Ximo Puig, el gallego, Alberto Núñez Feijóo o el de Murcia, Fernando López Miras, veían como «totalmente injusto». Ahora, el Departamento que dirige María Jesús Montero ha decidido primar más la población a la hora de asignar los fondos, según han confirmado fuentes del propio Ministerio de Hacienda.

El Departamento asegura que hicieron una propuesta de reparto a las comunidades autónomas y que han recibido “diferentes propuestas de las regiones para enriquecer el fondo”. A partir de las mismas, añaden, se ha decidido repartir el dinero según criterios sanitarios y poblacionales “pero más de la mitad será teniendo en cuenta lo sanitario”, puntualizan.

El Departamento asegura que, en un primer momento, hicieron una propuesta de reparto a las comunidades autónomas y que han recibido «diferentes propuestas de las regiones para enriquecer el fondo». A partir de estas ideas, añaden, se ha decidido repartir el dinero según criterios sanitarios y poblacionales «pero más de la mitad será teniendo en cuenta lo sanitario», puntualizan estas mismas fuentes a LA RAZÓN.

Para rehacer el reparto, Hacienda detraerá 2.000 millones de euros de los asignados en el fondo a Sanidad y políticas sociales y los traspasará a Educación, área en la que prima más la población.

Reparto perjudicial

De esta forma, regiones como Andalucía o la Comunidad Valenciana recibirán más dinero, mientras que las más golpeadas por la pandemia, la Comunidad de Madrid y Cataluña, recibirán menos recursos para la reconstrucción. También, con este nuevo planteamiento, comunidades como Castilla y León se pueden ver perjudicadas, pues desde el gobierno regional defienden que se incluya el criterio de la dispersión, la despoblación y el envejecimiento.

El reparto

El presidente ha comunicado a los presidentes autonómicos que 9.000 millones se destinarían a gastos sanitarios; 2.000 millones para un fondo de Educación y otros 5.000 millones serían para compensar la caída de ingresos derivada del parón económico. Pero de estos últimos, 800 millones irían a compensar la disminución de la facturación de los servicios de transporte, como metro, cercanías o autobuses interurbanos, informa Ep. En cuanto al fondo para Sanidad, habría un primer tramo de 6.000 millones de tal forma que la población protegida equivalente pasa de pesar un 20 por ciento a un 35 por ciento, y en el segundo de 3.000 millones, el peso poblacional pasaría del 40 por ciento al 45 por ciento. El fondo sanitario será de 2.000 millones y surgen de una reorganización de la propuesta inicial de reparto del fondo no reembolsable.

Así, se aportan a ese fondo 1.000 millones que originalmente se iban a destinar a Sanidad y otros 1.000 millones del fondo social que también estaba previsto. El reparto de este nuevo fondo para Educación será así: el 80 por ciento según la población de 0-16 años y el 20 por ciento, de 16 a 24 años. Con esta nueva propuesta, el reparto quedaría de la siguiente forma: los 9.000 millones para Sanidad se pagarían en dos tramos, uno de 6.000 millones a repartir en julio y los 3.000 millones restantes, se repartirían en noviembre; los 2.000 millones para Educación se transferirían en septiembre y los 5.000 millones para compensar la caída de ingresos, a partir de diciembre.