Coronavirus

El Ejecutivo agota la financiación a las empresas con los últimos 15.500 millones de los créditos ICO

7.500 milloens irán dirigidos a autónomos y pymes. El programa ha permitido movilizar más de 69.000 millones de euros en financiación, a través de 565.110 operaciones

Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de MinistrosEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

El Gobierno ha liberado los últimos 15.500 millones de euros en avales que aún quedaban pendientes del programa del Instituto de Crédito Oficial (ICO), reservando 2.500 millones para empresas y autónomos del sector turístico y 500 millones para apoyar la adquisición de vehículos de uso profesional, a fin de “fomentar la movilidad sostenible”. En total se destinarán 7.500 millones para pymes y autónomos, “en línea con lo realizado en tramos anteriores”, dejando para el resto de empresas otros 5.000 millones en avales.

Así lo ha anunciado la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, en la que ha defendido que para este último tramo “hemos tenido especial cuidado con las empresas del sector turístico”, tras asegurar que son las que estaban recibiendo el mayor importe. También valoró que estas ayudas “están permitiendo que gran parte de las empresas puedan estar sobreviviendo y reactivándose” con el apoyo de este tipo de herramientas.

Según los datos ofrecidos por el Ministerio de Asuntos Económicos, el Gobierno ha ido liberando los 100.000 millones en avales en varios tramos, reservando un total de 67.500 millones exclusivamente para financiar a pymes y autónomos. Pero también ha destinado 4.000 millones para emisiones de pagarés en el mercado alternativo MARF y 500 millones para reforzar los avales concedidos por la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa) y aumentar así la capacidad de las Sociedades de Garantía Recíproca de las Comunidades Autónomas. Ahora sumará otros 500 millones para favorecer la adquisición de vehículos de uso profesional, a fin de “fomentar la movilidad sostenible”.

Con datos hasta el pasado 14 de junio, el programa ha permitido movilizar “más de 69.000 millones de euros en financiación”, a través de 565.110 operaciones en las que el ICO ha proporcionado garantías por valor superior a los 52.600 millones. El mayor volumen -un 98%- se ha dirigido a pymes y autónomos y “permitido que estas empresas hayan podido recibir el aliento, la ayuda, del Gobierno en un momento tremendamente dificultoso para cubrir la liquidez y necesidades de circulante”.

Este quinto tramo de la Línea de Avales mantiene las mismas características y el mismo modo de tramitación de los anteriores. Podrán solicitar estos avales hasta el 30 de septiembre de forma exclusiva los autónomos y las empresas afectadas por los efectos económicos del covid-19, siempre que los solicitantes no estuvieran en situación de morosidad a 31 de diciembre de 2019 y en procedimiento concursal a 17 de marzo de 2020. La distribución entre los operadores se llevará a cabo con los mismos criterios que los establecidos en los tramos anteriores, en función de la cuota de mercado comunicada por cada entidad financiera al Banco de España a cierre de 2019. En el caso de los créditos a empresas, las garantías son para movilizar recursos que permita atender necesidades como pagos de salarios, facturas, de circulante u otras necesidades de liquidez e, incluso, aquellas otras derivadas de vencimientos de obligaciones financieras o tributarias, excluyendo las refinanciaciones o la amortización anticipada de deudas preexistentes.

El aval del ICO cubre al 80% el riesgo de concesión cuando la financiación sea para pymes y autónomos, sea nueva concesión o renovación; y en aquellos otorgados al resto de empresas asumirá los riesgos de impago en un 70% si se trata de un préstamo nuevo y del 60% en caso de renovaciones.

Montero ha destacado que este programa, gestionado por Instituto Oficial de Crédito (ICO) y las entidades financieras, representa la mayor movilización de recursos públicos puesta en marcha en España para apoyar a las empresas.“Este último tramo permite seguir adaptando las líneas a las necesidades que demuestran las empresas en cada momento, que se consolida como una de las más utilizadas en Europa por su alto porcentaje de ejecución”, concluyó.