Iberia prevé una caída de su actividad del 20% para el año próximo y empieza a reducir su flota

La aerolínea prepara la retirada de 14 de sus aviones

Un A340-600 de Iberia en pleno despegueLa Razon

La aviación lucha por sobrevivir a la peor crisis de su historia. Aunque a medida que se han levantado las restricciones a volar por el coronavirus ha ido reactivando la actividad, lo cierto es que su recuperación será muy lenta. La mayoría de análisis apuntan a que el sector no recuperará la producción que tenía en 2019 hasta 2022 o 2023, aunque, en el caso de España, se podría retrasar hasta 2025, según los cálculos que ha hecho el gestor de navegación aérea, Enaire. En este contexto de lenta recuperación, Iberia estima que su caída de actividad podría rondar el año próximo el 20% respecto a este ejercicio, que ya va a ser muy malo, según informaciones que ha compartido de forma interna la aerolínea. Un retroceso de demanda inferior al 36% que calcula la principal asociación de aerolíneas mundial, la IATA, lo que ha llevado a reconocer a la compañía que preside Luis Gallego que sus estimaciones podrían incluso quedarse cortas.

Iberia, como todo el sector, es consciente de que vienen años difíciles y que, ante la caída de la demanda, se hará necesario redimensionar su tamaño para lograr sobrevivir. El propio Gallego, en la cumbre de empresarios organizada por la CEOE, ha reconocido esta semana que la aerolínea, como todas, va a salir de la crisis de la COVID-19 “más pequeña” en términos de flota y lo será en los próximos cinco años. De hecho, ya ha comenzado a tomar medidas en este sentido. La aerolínea ha asegurado que va a “retirar de actividad” todos los aviones A340-600 que tiene en su flota. La compañía tiene en este momento catorce de estos aparatos, de los que ocho están “aparcados”. A principios de mayo, Steve Guniing, director financiero de IAG, propietario matriz de la línea española, ya había manifestado que se acelerarían los planes de jubilación de este modelo de Airbus.

Retraso de entregas

Junto a la retirada de los A340-600, Iberia trabaja también para retrasar las recepciones que tiene previstas del A350 y del A320Neo, otros dos modelos del fabricante europeo. Iberia iba a recibir inicialmente 16 A350, pero el año pasado incrementó el pedido hasta veinte unidades.

El A340-600 es un avión de largo radio que Iberia utilizaba . Precisamente, los vuelos a destinos más alejados son los que tardarán más en recuperarse. A partir del próximo 1 de julio, España recibirá ya turistas procedentes de todos los países de la Unión Europea. Sin embargo, sólo autorizará la llegada de visitantes de algunos estados de fuera de la Unión que se encuentren en una situación sanitaria “análoga o mejor” a la del territorio europeo y que cumplan el principio de “reciprocidad”, según explicó el pasado domingo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En largo recorrido, el programa de Iberia, que está centrando su esfuerzo en recuperar la confianza de los clientes sobre la seguridad de los vuelos, se ha reducido mucho y está condicionado a cómo evolucionen las restricciones, prohibiciones y cuarentenas, según explicó Gallego. Aunque la realidad es que su situación en operaciones de corto y medio radio no es mucho mejor. Iberia operará a partir de julio un programa que será apenas una quinta parte de lo que habría tenido en circunstancias normales.