El impulso empresarial a la igualdad en el ámbito familiar

La conciliación entre el ámbito familiar y el laboral es una cuestión sumamente importante cuando decidimos ampliar la familia. Por ello, los permisos por maternidad y paternidad deben ser considerados como un elemento clave en las políticas sociales de las empresas

La conciliación real y efectiva debe ser un aspecto común en todas las empresas.Banco SantanderEl impulso empresarial a la igualdad en el ámbito familiar

La publicación de la Constitución Española en el año 1978 supuso el primer hito para lograr la igualdad legal entre hombres y mujeres. El paso a un sistema democrático en nuestro país dejó atrás, de una forma progresiva, los privilegios con los que contaban los hombres simplemente por ser del género masculino.

Dicha mentalidad daba por hecho la asignación de las labores domésticas y del hogar a la mujer, ya que el hombre, por poder acceder a un empleo, era el principal sustento de la unidad familiar. Durante la transición a la democracia y gracias al texto de la Carta Magna, se pusieron en marcha diferentes mecanismos para que el colectivo femenino pudiera acceder a puestos de trabajo en igualdad de condiciones que el masculino.

Pero, además, propició que esta concepción de la vida se fuera diluyendo. La mujer no solo comenzó a incorporarse al mercado laboral, sino que también se fueron rompiendo barreras, aunque de forma muy paulatina, sobre el cuidado de los niños y la casa y el acceso a la formación reglada. La posibilidad de formarse supuso la preparación real de la mujer para acceder a puestos de trabajo, ocupando perfiles profesionales para los que había sido preparada.

Si bien es cierto que ha sido una batalla que ha durado alrededor de 40 años, la realidad actual indica que la mujer está más cerca de conseguir la equidad en el acceso al mercado de trabajo con respecto a los hombres. No obstante, queda mucho camino por recorrer.

El ‘freno’ de la maternidad, una cuestión real

En el momento en el que la mujer entró en el mercado laboral, aquellas tareas que se habían considerado propias del género femenino (sobre todo, las relacionadas con el ámbito doméstico) pasaron a ser compartidas entre ambos progenitores. La salida de la mujer de la esfera privada o doméstica a la pública y profesional dio paso a la necesidad de compartir dichas tareas, lo que trajo nuevas necesidades de los trabajadores y trabajadoras en el ámbito laboral. Las relacionadas con la maternidad, son algunas de ellas.

En la configuración de esta nueva sociedad en la que la mujer también forma parte del sector productivo, el hecho de ampliar la familia afecta tanto a mujeres como a hombres. En este punto es donde surge la conciliación.

El impulso para que todas las medidas llevadas a cabo promuevan una conciliación real y efectiva debe ser un aspecto común en todas las empresas. “Para construir un banco más responsable queremos hacer más para asegurar que tratamos de una forma sencilla, personal y justa a cada uno de nuestros empleados. Por eso estamos implementando en todo el Grupo un estándar mínimo de permiso de maternidad y paternidad que beneficiará a miles de profesionales”, asegura Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

La entidad financiera muestra su compromiso total para que, tanto padres como madres, puedan hacer del trabajo y de su hogar un binomio compatible. Ana Botín considera que “conseguir el equilibrio entre la vida familiar y laboral puede ser difícil, y por eso queremos ayudar a nuestros empleados a conseguirlo. Así demostramos nuestro compromiso de apoyarlos y de fomentar la diversidad y la igualdad. Aún queda mucho por hacer, pero este es un paso importante en la dirección correcta”.

Banco Santander y la igualdad de oportunidades en el permiso de maternidad y paternidad

Para materializar estas medidas anunciadas por su presidenta, Banco Santander ha establecido una política interna para sus empleados en la que se fijan unos criterios estandarizados para que padres y madres puedan disfrutar de la paternidad y la maternidad sin que esto les suponga renunciar a ningún beneficio social, en todas las geografías en las que opera.

Ofrecerá un mínimo de 14 semanas de baja para las madres y 4 semanas para los padres o segundos progenitores, con el objetivo de que puedan atender a los recién nacidos.

Este nuevo estándar mínimo significa un aumento en los permisos de maternidad de las empleadas de Santander en tres países, Argentina, México y Estados Unidos. Por su parte, el aumento hasta cuatro semanas del permiso de paternidad implica una mejora en seis geografías: Brasil, Chile, México, Portugal, Polonia y Uruguay. Este mínimo común para todo el Grupo no se aplicará en aquellos países cuya regulación fija permisos más beneficiosos, que prevalecerán sobre el estándar corporativo.

Banco Santander asegura que la prosperidad financiera nos acerca al estado de bienestar. “El progreso económico y el social van de la mano. El valor que creamos debe traducirse en beneficio de todos. Las empresas que alinean sus objetivos con las metas a largo plazo de la sociedad son las que más aportan a la sociedad”, zanja Ana Botín.

El Grupo ha aprobado esta medida para acelerar la consecución de su objetivo de aumentar el número de mujeres en posiciones directivas hasta el 30% en 2025, frente al 22% al cierre de 2019, para lo que se necesita igualdad de oportunidades en todos los sentidos. Santander se compromete a mantener políticas de retribución justas y equitativas, y también se ha propuesto alcanzar la equidad salarial de género en 2025 (ya en el 2%), así como situarse entre las 10 mejores empresas para trabajar en la mayoría de los mercados donde está presente en 2021.

Santander Reencuentra: una nueva oportunidad para las mujeres que dejaron su trabajo para el cuidado de sus hijos

Lamentablemente, son muchas las mujeres que cuando son madres tienen que apartarse del mercado laboral para centrarse en el cuidado de los más pequeños. Para darles una segunda oportunidad, Banco Santander ha celebrado la primera edición de su programa “Reencuentra”.

La ceremonia de bienvenida se celebró el pasado 8 de junio y en ella estuvieron presente las 100 mujeres que este año tendrán la oportunidad de trabajar de manera temporal en el banco y asistir a una serie de acciones de formación, coaching y mentoring de cara a mejorar su empleabilidad.

Además de potenciar prácticas de negocio responsables y apoyar la transición de la economía ante los retos del cambio climático hacia modelos productivos sostenibles, uno de los principales objetivos del Grupo Santander es crear un equipo de profesionales diversos y preparados. Para ello, la equidad y la igualdad entre hombres y mujeres es un factor esencial.