Coronavirus

Renfe prepara una rebaja de sueldo para todos sus empleados

Los sindicatos aseguran que la operadora ha propuesto reducir la parte variable del salario a su plantilla

Imágenes de recurso del AVE de Renfe
Dos trenes de AVE de Renfe estacionados en las vías de la Estación de Atocha, en MadridJesús Hellín Europa Press

Renfe está preparando el terreno para recortar los emolumentos de sus empleados. Los sindicatos CSIF y UGT han asegurado que la operadora pública ferroviaria propuso en una reunión mantenida la semana pasada con los representantes de los trabajadores reducir la parte variable del sueldo de su plantilla, compuesta por unos 14.000 trabajadores. Del recorte quedaría exento el personal de talleres, que no tiene bonus. El recorte oscilaría entre el 30% y el 50% de esa parte de su salario. La operadora, según UGT, también ha propuesto eliminar el adelanto de la variable para la estructura de dirección del mes de junio y reducir la de la estructura de apoyo y cuadros técnicos al 20%.

Según explica UGT, la empresa ha justificado su propuesta de establecer recortes argumentando que no existen subvenciones estatales que permitan equilibrar la cuenta de resultados y ante su previsión de finalizar el año con una consecución del 50% o 60% de los objetivos. Renfe ha sufrido un importante desplome de su actividad por las restricciones impuestas para frenar el coronavirus con una caída de viajeros en abril de unos 64 millones con respecto al mismo mes de 2019, traduciéndose en un resultado acumulado de pérdidas de 123,4 millones de euros en los cuatro primeros meses del año. No obstante, la compañía espera que a partir del día 21 de junio, con el fin del estado de alarma, pueda remontar el número de viajeros y de ingresos.

CSIF ha denunciado que la propuesta de Renfe es una rebaja de sueldos “en toda regla” que, incluso, “afecta a los empleados que han estado trabajando durante el estado de alarma de forma presencial expuestos al virus”. CSIF señala que es el momento más inoportuno para presentar este tipo de medidas a la plantilla. “Lejos de premiar la encomiable labor de los empleados, en los momentos más adversos, Renfe se salta las reglas impuestas por el Gobierno para ahorrar dinero en una empresa pública que en 2019 tuvo un beneficio neto superior a los 90 millones de euros”, asegura. Desde UGT también consideran que la plantilla de Renfe no debe pagar los efectos de la crisis en la compañía. Es más, han solicitado una gratificación extraordinaria para el personal que ha estado, y sufrido, en primera línea enfrentándose a la pandemia a pesar de la escasez manifiesta de equipos de protección en los momentos más duros.

Con este movimiento, Renfe se convierte en la primera empresa pública que pretende rebajar el sueldo a sus trabajadores por la crisis del COVID-19.