Iberia paraliza la contratación de nuevos pilotos

La aerolínea incorporó un pequeño grupo en marzo pero ahora no tiene ninguna previsión de hacer más

Avión de Iberia
Avión de Iberia

Luis Gallego, presidente de Iberia, advirtió hace un par de semanas que Iberia sería una aerolínea “más pequeña” para adaptarse a la contracción que ya ha sufrido y seguirá sufriendo en los próximos años el tráfico aéreo por el coronavirus. Y la compañía ya ha empezado a dar los primeros pasos para limitar su tamaño. Fuentes del sector han confirmado que la compañía aérea ha paralizado la contratación de nuevos pilotos. Iberia realizó las últimas incorporaciones en marzo -un grupo reducido de profesionales- y, desde entonces, no ha incorporado más personal, algo lógico dado que tuvo que presentar un ERTE para casi 14.000 de sus empleados en marzo para capear la parálisis de su actividad.

Aunque la compañía está ahora recuperando la actividad -reanudará sus vuelos de corto y medio radio la semana que viene-, lo hará de forma paulatina y muy por debajo de su capacidad. De hecho, sólo volará el 21% de su programación habitual en estas fechas. En este contexto, y con la perspectiva de que el año próximo su actividad se sitúe un 20% por debajo de la de este ejercicio, ya de por sí baja, la compañía no tiene por el momento previsión de nuevas incorporaciones de pilotos, según aseguran estas fuentes.

Reducción de flota

Para adaptar su tamaño al nuevo contexto de la aviación mundial, Iberia ha decidido ya “retirar de actividad” todos los aviones A340-600 que tiene en su flota. La compañía tiene en este momento catorce de estos aparatos, de los que ocho están “aparcados”. En principio, desde el sector apuntan a que estas salidas podrían ser finalmente en el mes de agosto, dado que aún se podrían usar en alguna ruta en julio. Junto a la retirada de los A340-600, Iberia trabaja también para retrasar las recepciones que tiene previstas del A350 y del A320Neo, otros dos modelos del fabricante europeo. Iberia iba a recibir inicialmente 16 A350, pero el año pasado incrementó el pedido hasta veinte unidades.

A diferencia de otras grandes aerolíneas europeas como Lufthansa, KLM o Alitalia, Iberia no ha recibido ayudas públicas de gran calado. La compañía firmó a principios de mayo un crédito sindicado de 750 millones de euros condicionado al aval del ICO. La cantidad dista mucho de los 9.000 millones que Alemania ha inyectado en Lufthansa o los 7.000 que ha prestado Francia a Air France. Ahora, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana asegura que está ultimando un plan de ayudas al sector tras constatar que los créditos del ICO son insuficientes.