¿Cómo se puede acceder hoy a una pensión?

El Banco de España ha reclamado hoy un "debate riguroso" para asegurar la viabilidad del sistema público que pase por fomentar el ahorro privado, el teletrabajo o vincularlas a la esperanza de vida

El Banco de España hacía hoy público un demoledor informe en el que, no solo remarcaba la gravedad de la crisis económica provocada por el coronavirus en España, sino que alertaba también de que, ante la presión demográfica ve necesario introducir medidas adicionales para reforzar la sostenibilidad financiera del sistema público de pensiones, sobre todo después de la decisión de revalorizar las pensiones con el IPC y de suspender la aplicación del factor de sostenibilidad.

Así, para asegurar la viabilidad del sistema público de pensiones, la institución reclama un debate “riguroso” que aborde el nivel de prestaciones que debe proveer el sistema y cómo movilizar los recursos suficientes para sufragarlas. El Banco de España ve conveniente reforzar el vínculo entre las contribuciones realizadas y las prestaciones recibidas, asegurando siempre un nivel de suficiencia para aquellos hogares con recursos más limitados, y recuerda que varios países, como Alemania, Suecia, Italia o Portugal, ya han establecido un vínculo entre el nivel de las prestaciones o la edad de jubilación y la esperanza de vida, “opciones que podría ser adecuado considerar en el caso español”.

Asimismo, insta a valorar la conveniencia de fomentar el desarrollo de mecanismos de ahorro privado complementarios al sistema público y aboga por que las empresas impulsen el teletrabajo entre los trabajadores de mayor edad, cuando sea posible, a fin de facilitar la prolongación de la vida laboral, pues son estos trabajadores los que ven más atractivo y utilizan con mayor frecuencia el teletrabajo. Precisamente, en relación con el teletrabajo, el organismo cree que existe “potencial” para una mayor implantación del mismo en España, pues su utilización es aún reducida en comparación con otras economías europeas.

Por todas estas razones, si está en pensando jubilarse, ahora es un buen momento antes de que el Gobierno decida si finalmente acomete un duro recorte de las pensiones, al retrasar y dificultar su acceso a la prestación, así como reducir la cuantía de la misma al endurecer el cálculo de las nóminas venideras para cuadrar las cuentas públicas tras la crisis del coronavirus.

¿Qué requisitos tiene que cumplir? ¿Y a qué tipo de prestación puede acceder?

Pensiones contributivas

¿Qué es la pensión contributiva? Es una prestación económica que se recibe tras cumplir una serie de requisitos y tras cotizar en el Régimen General y en los Especiales de la Seguridad Social. El importe de la misma se calcula en función de las aportaciones efectuadas a la Seguridad Social bien como autónomo o bien como trabajador por cuenta ajena. Las aportaciones dependerán de la base reguladora durante el período de cotización. En estos momentos, la cuantía máxima por esta prestación asciende a casi 2.700 euros por 14 pagas.

Tipos de pensiones contributivas

1.- Por jubilación: se trata de la pensión que se recibe a partir de un período mínimo de cotización (15 años) y siempre que se haya alcanzado la edad establecida. La cuantía mínima será el 50% de la base de cotización A su vez, existen diferentes tipos de pensión de jubilación, dependiendo de cada situación concreta.

2.- Por Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez: si se acoge a este tipo de pensión (SOVI), le corresponde una pensión contributiva en supuestos concretos de vejez, invalidez y viudedad.

3.- Por Incapacidad permanente: es aquella que se percibe cuando una persona ya no va a poder trabajar por causa de una enfermedad o accidente. A su vez, la pensión contributiva puede variar dependiendo de si se trata de una incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez.

4.- Por fallecimiento: pensión contributiva que se obtiene en circunstancias de viudedad, orfandad y, en ocasiones, en favor de familiares.

Requisitos para recibir la pensión contributiva

Los requisitos para obtener la pensión contributiva son diferentes según el tipo de pensión. En el caso de la de jubilación, la más extendida, son los siguientes para este año 2020:

1.- Haber cotizado 15 años como mínimo a la Seguridad Social y tener al menos 65 años y 10 meses, siendo obligatorio que 2 de los años cotizados figuren dentro de los últimos 15 años anteriores a la jubilación. Esto da acceso a un 50% de la base reguladora, que se va incrementando en función de cuantos más años se haya cotizado.

Si tiene 65 años ahora y ha cotizado al menos 37 años, cobrará el 100% de su base reguladora.

Si tiene 65 años y 10 meses, será suficiente que haya cotizado 36 años para cobrar el 100% de su base reguladora.

También puede optar por jubilarse anticipadamente.

Pensiones no contributivas

Las pensiones contributivas y no contributivas se diferencian principalmente en que en el caso de las primeras la cotización a la Seguridad Social es un requisito indispensable. En cambio, las no contributivas le corresponden a aquellas personas que carezcan de recursos suficientes para subsistir, de acuerdo con lo establecido legalmente y además no hayan cotizado nunca el tiempo requerido.