UGT acusa a Deliveroo de hacer un ERE para llevarse la compañía a Rumanía

Denuncia el expediente de regulación ante la Inspección y la Dirección General de Trabajo. La compañía asegura que no se ha adoptado ninguna decisión final y que se desarrollará un proceso de consultas

Un repartidor de Deliveroo en las calles de Madrid

UGT ha denunciado ante la Dirección General de Trabajo y la Inspección de Trabajo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por Deliveroo para sus oficinas de Barcelona, Valencia y Madrid, ha informado el sindicato, que avisa de que en realidad lo que quiere la compañía es deslocalizarse y llevarse la actividad a Rumanía. Esta “huida”, critica UGT, coincide con la intención del Gobierno español de regularizar a los repartidores de las plataformas digitales y convertirlos en empleados por cuenta ajena, como ya han sentenciado diferentes tribunales nacionales. UGT asegura que defenderá los puestos de trabajo de la empresa, “máxime cuando Deliveroo se ha acogido a un ERTE por causa de la crisis del coronavirus y tiene a la mayoría de sus trabajadores en casa, sin poder emplearse, y al resto teletrabajando”.

Por su parte, la compañía ha explicado en un comunicado que como cualquier empresa “de gran escala”, tiene que buscar la “eficiencia” al mismo tiempo que el crecimiento para alcanzar la “rentabilidad a largo plazo”, lo que supone “revisar sus estructuras y su forma de trabajar”. “Desafortunadamente, esto podría significar que algunas posiciones dejarían de ser necesarias en la compañía”, ha explicado Deliveroo, que ha recordado el “rápido” crecimiento que ha tenido en España en los últimos cinco años, donde colabora con 9.000 restaurantes y 2.500 riders en más de 70 ciudades y municipios. La compañía aclara que no ha manifestado en ningún momento su intención de dejar de operar en España y que está comprometida con su crecimiento en el país. A este respecto ha explicado que únicamente ha anunciado su intención de iniciar un proceso de despido colectivo que conlleva un periodo de consultas donde se propondrá la amortización de una serie de posiciones en España.

El sindicato advierte además de que Deliveroo se quiere ir de España “sin pagar la deuda millonaria que tiene con la Seguridad Social”. En este sentido, y citando datos de la Dirección General de Trabajo, la deuda del conjunto de las plataformas digitales, entre las que se encuentra Deliveroo, superaría los 10 millones de euros. UGT ha reclamado la necesidad de actuar contra estas plataformas por “saltarse las normas laborales” mientras se benefician de las ayudas económicas y sociales habilitadas en España por la pandemia del coronavirus. Por ello, el sindicato también reclama a la Inspección de Trabajo que vigile y garantice la posibilidad de que los trabajadores puedan elegir, libremente, a sus propios representantes.

De momento, la compañía asegura que no se ha adoptado ninguna decisión final y que se desarrollará un proceso de consultas. “Es un anuncio muy difícil y que nos llena de tristeza a todos los que formamos parte de Deliveroo”, ha señalado, tras apuntar que su más “absoluta prioridad” será asegurar que las personas que se vean afectadas cuenten con todo su apoyo. Asimismo, ha incidido en que este proceso de despido colectivo “no tiene ninguna relación” con los procesos judiciales en curso que afectan a la empresa en España y que siguen su curso a la espera de una sentencia firme. También ha asegurado que el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) llevado a cabo durante los últimos meses no guarda relación con este proceso y ha señalado que afectó a un porcentaje reducido de los empleados.