El 5% de las empresas prevé cerrar

Un 10% de los negocios valora recortar su plantilla en los próximos seis meses y un 40% se ha acogido a ERTE, según una encuesta del INE

El sector turístico se encuentra a medio gas
El sector turístico se encuentra a medio gasCristina BejaranoLa Razón

Cinco de cada cien empresas españolas prevé echar el cierre durante los próximos meses. Así se desprende de una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) para pulsar la reacción del tejido empresarial ante la crisis desatada por la gestión del coronavirus. El estudio revela que un 4,8% de las empresas declara que probablemente tenga que cerrar en los seis próximos meses, porcentaje que se eleva al 6,6% en los sectores de transporte y hostelería, dos de los más golpeados por el confinamiento y el distanciamiento. Respecto a la creación de empleo, un 7,5% de los responsables de las empresas prevé aumentar la plantilla en el próximo semestre aunque es superior el porcentaje de quienes se plantean reducirla, un 9,6%.

Los gestores de empresas consideran que la caída de la demanda interna (32,7%), el incremento de la morosidad (27,0%), la fiscalidad (26,9%) y las dificultades de liquidez (26,2%) son los factores que tendrán un mayor impacto en la actividad de sus negocios en los seis próximos meses.

La mitad de las empresas se abona al teletrabajo

El teletrabajo ha sido la tabla de salvación de muchas empresas durante el confinamiento y ha pasado de convertirse en una fórmula residual, con una utilización de apenas un 15% antes de la reclusión, a ser una modalidad adoptada por casi la mitad de las empresas durante el confinamiento, abarcando a cerca del 50% de sus plantillas. Y casi la mitad de la plantilla (el 49,7%) se ha adherido a esa modalidad de trabajo a distancia, según los datos del INE.

Por sectores de actividad, en transporte y hostelería casi se ha quintuplicado el porcentaje de establecimientos que utilizan el teletrabajo (pasando de un 6,6% a un 31,8%), mientras que otros servicios era el sector que tenía implantado en mayor medida el teletrabajo antes de la pandemia (23,3%) y durante el estado de alarma lo ha incrementado considerablemente, siendo la fórmula utilizada por el 63,4% de los establecimientos del sector. Una tercera parte de los establecimientos que han adoptado el teletrabajo declara que lo mantendrá en el futuro. En los establecimientos comerciales, más de la tercera parte mantendrá en el futuro el servicio a domicilio y el comercio electrónico de sus productos.

El INE destaca además que, tras la crisis del coronavirus, el 23,3% de las empresas planea realizar innovaciones en sus procesos de producción, un 22,4% pretende realizar inversiones en nuevas tecnologías y un 17,4% incrementará la inversión en la formación de sus trabajadores.

El 40% de las empresas, a ERTE

El 66,1% de los negocios continuaron abiertos durante el estado de alarma y de ellos, aproximadamente dos de cada tres vieron reducidas sus ventas. De esta forma, durante el estado de alarma, un 33,9% de los establecimientos han estado cerrados, porcentaje que se incrementa hasta el 52% en los sectores de transporte y hostelería, dos de los más golpeados por el confinamiento. Solo un 6,5% de los establecimientos ha incrementado su actividad durante los meses del estado de alarma y el porcentaje es aún mayor en el caso del comercio, con un 13%.

Casi el 70% de las empresas tuvo que reorganizar o reducir la jornada laboral de sus trabajadores durante el estado de alarma, porcentaje que se eleva hasta casi el 80% en el caso de la industria. Los datos de Estadística revelan que cerca del 40% de las empresas se acogieron a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para todos o parte de sus trabajadores, porcentaje que supera el 50% en las ramas de transporte y hostelería.

La fórmula más utilizada ha sido reorganizar la jornada laboral (35,8% de los establecimientos, cifra que se eleva al 49% en el sector industrial), y reducir la jornada laboral de sus trabajadores (33,2%, porcentaje que roza el 40% en transporte y hostelería). Por el contrario, solo un 1,6% de los establecimientos debieron incrementar la jornada laboral de sus trabajadores.