Seis de cada diez españoles consiguieron ahorrar durante el confinamiento

Una quinta parte ha ayudado económicamente a algún familiar o amigo. En la mitad de los casos el importe no llega a 300 euros

Los españoles
Los españoles

Si algo positivo han provocado los meses de confinamiento es que los españoles han conseguido ahorrar algo. No ha habido salidas, por lo tanto ha habido menos compras. Al menos seis de cada diez españoles afirman que consiguieron ahorrar durante el confinamiento, según la última encuesta elaborada por el Instituto BBVA de Pensiones, centrada en el impacto del coronavirus en las perspectivas de ahorro y jubilación. De las personas que lograron ahorrar se desprende una media de 367 euros al mes. Además, la mitad de la población afirma que dará preferencia al ahorro en el futuro.

La encuesta se realizó a una muestra representativa de la sociedad española de 2.045 personas mayores de edad entre el 27 de mayo y el 13 de junio, a las que se preguntó por su situación durante el confinamiento y por sus expectativas de ahorro a raíz de la crisis provocada por la COVID-19. Este sondeo refleja que, comparada con la gran recesión de 2008 a 2013, la crisis del coronavirus se considera mayoritariamente más grave. Así opina un 71% de los encuestados, que perciben que aquella fue una crisis fundamentalmente económica, mientras que ésta es una crisis mucho más amplia que va a cambiar comportamientos individuales en materia de relaciones sociales, ocio e higiene.

Ahorro durante el confinamiento
Ahorro durante el confinamientoJosé Maluenda

Desde el punto de vista del empleo, la crisis sanitaria ha tenido un impacto dramático y desconocido para toda la población hoy día integrada en el mercado de trabajo. La pandemia ha cambiado la situación de ocupación y de desempeño laboral de millones de empleados. Muchos de los trabajaban han pasado a estar sujetos a un ERTE (6,8% de los encuestados) o han perdido el empleo (5,4%).

Asimismo, una gran proporción de quienes han podido seguir desarrollando su actividad laboral se han visto obligados a cambiar sus condiciones de trabajo, en particular, horarios y/o espacios. Un 25% de los encuestados que trabaja afirma que está teletrabajando, frente a un 61% que ha seguido en su lugar habitual de trabajo. Del total de los que teletrabajan, solo un 18% ya lo hacía antes del confinamiento, mientras que para el 82% es una experiencia nueva.

En cuanto a los hábitos de gasto y ahorro, seis de cada diez entrevistados (61%) admiten que durante el periodo de confinamiento gastaron menos; para un 26%, los gastos fueron aproximadamente los mismos, mientras que un 13% declara haber gastado más. El menor gasto se ha traducido en capacidad de ahorro: un 57% de los entrevistados afirma que consiguió ahorrar. De ellos, el 87% ofrece una cifra aproximada de la cantidad ahorrada, situándose la media en 367 euros al mes.

El 88% de los entrevistados que asume el papel de sustentadores del hogar o amas de casa declara que no ha tenido dificultades para pagar los recibos durante el confinamiento. Del 12% que afirma haberlas tenido, tres cuartas partes (75%) han «tirado» de sus ahorros. De ellos, uno de cada cuatro (26%) ha recurrido a ahorros destinados a la jubilación. Una cuarta parte de quienes han afrontado esas dificultades ha solicitado un préstamo a una entidad financiera, y casi un tercio (31%) a algún familiar o amigo.

Institución fundamental

Como en crisis previas, la familia se ha mostrado como una institución de fundamental importancia para amortiguar el impacto de la crisis, también a través de transferencias de recursos económicos entre sus miembros. Una quinta parte de los entrevistados (21%) ha ayudado económicamente a algún familiar o amigo, siendo la media de personas ayudadas 2,2. En la mitad de los casos (49%) el importe de la ayuda no ha superado los 300 euros; en una quinta parte (21%) ha alcanzado entre 300 y 600 euros; y en otra quinta parte (23%) ha superado los 600 euros.

Si durante el confinamiento mucha gente gastaba menos que antes de la crisis, en el periodo de desconfinamiento durante el que tuvo lugar la encuesta la mitad de la población (50%) admite que ya está gastando lo mismo que entonces. No obstante, un 34% afirma estar gastando menos, doblando a los que dicen que están gastando más (16%). La mitad de todos los entrevistados está consiguiendo ahorrar algo (49%); la media que arrojan las respuestas de quienes ofrecen una cantidad de ahorro asciende casi a 300 euros mensuales, quedando no muy por debajo de la resultante durante el periodo de confinamiento (299 frente a 367 euros mensuales). Dividida en dos mitades está también la población respecto a la intención de dar preferencia al ahorro en el futuro: el 51% contesta afirmativamente a la pregunta sobre si a partir de ahora va a intentar gastar menos y ahorrar más que antes de la crisis.

Pensiones seguras

Un tercio de los entrevistados (32%) declara que ha comenzado a ahorrar para su jubilación. Tres cuartas partes (76%) de quienes no lo han hecho, consideran conveniente hacerlo. Preguntados por la edad a partir de la cual sería conveniente ahorrar para la jubilación, la media de las respuestas arroja 37 años.

Uno de cada dos de quienes han comenzado a ahorrar para la jubilación declara hacerlo a través de un plan de pensiones. Como segunda opción de instrumento de ahorro para la jubilación destacan los depósitos o libretas de ahorro (28%).

La opinión mayoritaria sobre la propuesta de reducir las ventajas fiscales a los planes de pensiones individuales es negativa. Al 47% de los entrevistados les parece mal, mientras que un 31% la suscribe y casi una cuarta parte (23%) se abstiene de ofrecer una respuesta. Hasta un 64% del total de perceptores de alguna pensión afirma que no ha temido por el pago de la prestación.