Cómo unificar varios créditos para pagar menos

Además, esta alternativa también sirve para llevar todas las cuotas desde un único banco y para evitar un sobreendeudamiento, explica el comparador Helpmycash

La opción más cómoda es unificar todos los préstamos en uno ya contratadoLa Razón

Los frentes económicos con los que tienen que lidiar las familias se han multiplicado durante el confinamiento y la “nueva normalidad”. Muchas ya tenían varios créditos que siguen pagando y otras recurrieron a estos métodos de financiación para subsistir durante los meses de parón. Los hay que tienen préstamos personales, tarjetas de crédito, líneas de crédito e hipotecas, todos ellos gestionados por diferentes entidades y con intereses distintos. Una vía para ahorrar es unificar todos los créditos vigentes en uno solo, además esta alternativa también sirve para llevar todas las cuotas desde un único banco y para evitar un sobreendeudamiento, explica el comparador Helpmycash. Existen tres opciones para hacerlo:

Unificar todos en uno ya contratado

Es la opción más cómoda y barata, según el comparador. La manera de hacerlo es acudir al préstamo de mayor cuantía o al más barato para negociar una ampliación de capital y reunificar el resto de créditos en este. Pero cuidado, esta alternativa solamente es posible si no ha incurrido en ningún impago, lleva varios meses reembolsando el préstamo sin problemas y el resto de deudas no son de importes muy elevados. Helpmycash señala que el cliente puede preguntar sobre esta unificación en todos los préstamos que tenga contratados, “excepto en las tarjetas de crédito, ya que su coste es muy elevado como para tener importes por más de 1.000 euros o reembolsos superiores a los 12 meses”.

Pedir una ampliación de hipoteca

Si tiene contratado un crédito hipotecario, puede solicitar una ampliación de hipoteca para unificar todos los préstamos ahí. “Las hipotecas suelen tener un coste mucho más bajo en comparación con los créditos, por lo que será una buena alternativa”, apunta Helpmycash. Pese a este ahorro, el cliente debe tener en cuenta los costes del cambio de contrato. Además, para que la entidad bancaria le conceda la unificación, deberá llevar varios años pagando la hipoteca y el importe de la ampliación no podrá superar el 80% del valor de la vivienda.

Contratar uno nuevo para reunificarlos

La tercera opción en caso de que las dos anteriores no se adapten a sus necesidades es acudir a préstamos específicos para reunificar deudas. Este tipo de créditos “tienen un coste más elevado que los préstamos personales” y “permitirán solicitar la totalidad del importe que queda por devolver”, cancelar el resto de sus créditos y pagar una única cuota, explica en comparador online. Para contratar este tipo de productos también hay dos opciones.

La primera de ellas es elegir un préstamo personal sin garantía, que funcionan igual que un crédito al consumo y que sirven cuando la cantidad de todos los préstamos es inferior a los 50.000 euros. La segunda opción son los préstamos con garantía hipotecaria que servirán para unificar préstamos de mayores cantidades o si ha incurrido en un impago y no puede contratar uno sin garantía. Para ello, será necesario tener una vivienda en propiedad. En este caso, Helpmycash recomienda el préstamo con garantía de un inmueble de Supre Grupo que permite obtener hasta el 40% del valor de su vivienda para cualquier finalidad (reunificar préstamos, emprender, aceptar herencias…).