Marta Martínez, la niña que disfrutaba con las mates y que ahora dirige IBM en 100 países

Es la nueva directora general para Europa, Oriente Medio y África y se convierte así en la primera mujer en liderar los negocios de la compañía en esta área geográfica

Cuando Marta Martínez asumió la Presidencia de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel en 2013 estaba claro que su carrera en la compañía no había tocado ni mucho menos techo. En una empresa que valora y promociona el talento –de sus filas han salido cinco premios Nobel–, Martínez estaba llamada a ocupar importantes responsabilidades, como así ha sucedido.

Recientemente ha sido nombrada directora general de IBM para Europa, Oriente Medio y África, la conocida como región EMEA, convirtiéndose así en la primera mujer en liderar los negocios de la compañía en esta área geográfica, de una gran diversidad cultural, y de la que forman parte más de un centenar de países.

Nacida en Madrid en 1966, es, hoy en día, una de las CEO de las compañías tecnológicas más destacadas de nuestro país y un claro ejemplo de que las STEM (acrónimo en ingles de science, technology, engineering y mathematics) sí son cosas de chicas.

Junto a otras altas ejecutivas del sector como Helena Herrero (HP), Pilar López (Microsoft), Irene Cano (Facebook) o Fuencisla Clemares (Google), forma un verdadero póker de ases de líderes en el mundo de la tecnología. Ellas son una muestra clara de que el llamado «techo de cristal», que impide a muchas mujeres acceder a puestos de responsabilidad, se puede romper.

«Para tener éxito, tienes que poner tu corazón en los negocios y los negocio en tu corazón». Esta frase pronunciada precisamente por el fundador de IBM, Thomas John Watson, explica el porqué de los logros de Martínez. Sus allegados dicen de ella que, además de ser una trabajadora incansable, siempre pone corazón y pasión en todo lo que hace. «Se involucra y hace suyas todas y cada una de las cosas que recibe. Por eso, ha llegado tan lejos», asegura una persona cercana a la nueva responsable de la región EMEA de la compañía.

A Marta Martínez, ya desde niña, le gustaba el mundo de los números y de la lógica, por lo que, cuando llegó a la universidad, lo tuvo claro y eligió la carrera de Matemáticas, que cursó en la Universidad Complutense de Madrid. «Las matemáticas es el mundo que más me atraía y no hice otra cosa que ser fiel a mis intereses. En la vida es fundamental hacer lo que te gusta porque, a partir de ahí, es todo más fácil», ha declarado en varias ocasiones.

En los siete años que ha estado al frente de IBM España, Portugal, Grecia e Israel ha dejado «huella». Prueba de ello es la admiración con la que hablan de ella algunos de los empleados de la compañía con los que LA RAZÓN ha tenido ocasión de hablar.

Faceta humana

En la sede de IBM en España, ubicada en la madrileña calle Santa Hortensia, aparte de su memoria y capacidad analítica, que le llevan a tomar decisiones con rapidez, destacan su habilidad para formar e integrar equipos. «Es muy fácil trabajar con ella. No es nada jerarquizada y siempre tiene en cuenta la opinión de los que le rodean», coinciden varias personas de su entorno cercano.

También es muy práctica, y trata de mantener siempre una actitud positiva. Le gusta ver el lado bueno de las cosas, algo que aplica en su día a día y también a su entorno. Pero por encima de sus aptitudes como CEO, que son indiscutibles, todos los que han tenido contacto con ella en el entorno laboral coinciden en resaltar su faceta humana. «Pese a estar muy, muy alto en la compañía siempre se muestra como una persona cercana. Incluso, si te la encuentras por la calle o en el supermercado no tiene ningún reparo en acercarse a ti y charlar distendidamente. Además, se preocupa mucho por el bienestar de los trabajadores. En casos de situaciones personales complicadas, es ella personalmente la que se interesa».

Y es que Martínez es consciente del activo tan importante que representan las personas en una compañía. Cada uno de los días que ha durado el estado de alarma, ha dirigido a los trabajadores un email preocupándose por su salud y ánimo, enviándoles, a modo de diario, mensajes de aliento, algo que ha ayudado a mantener la «moral de la tropa» en unos días que han sido muy complicados.

Aunque cuando comenzó la carrera de Matemáticas, nunca pensó que terminaría trabajando para una empresa tecnológica, después de especializarse en Estadística e Investigación Operativa, comprobó que las opciones que ofrecía el sector eran muy interesantes.

Tras recalar en otro gigante del área, HP, en 2003, se incorporó a IBM como ejecutiva del sector de Comunicaciones para España y Portugal. Pronto fue nombrada vicepresidenta de Ventas en España, Portugal, Grecia e Israel, lo que despertó en ella su faceta comercial, desarrollando su capacidad negociadora y sus habilidades para anticiparse a las necesidades de los clientes.

En el cuartel general

En 2008, hizo las maletas y se trasladó con su familia a Armonk, Nueva York, donde el gigante azul tiene su cuartel general, asumiendo la Vicepresidencia de Ventas de Servicios de Infraestructura a nivel mundial, lo que le sirvió para tener una visión global de la compañía que, en etapas posteriores, le ha servido de mucho. En 2012, fue designada directora general de IBM Global Technology Services España, Portugal, Grecia e Israel, cargo que desempeñó hasta que fue nombrada presidenta.

En la etapa en que Marta Martínez ha estado al frente de IBM en España, Portugal, Grecia e Israel, la compañía ha consolidado su proceso de transformación, centrándose en soluciones cognitivas y plataformas en la nube con un enfoque industrial. Bajo su presidencia, IBM ha conseguido importantísimos contratos con Caixabank, Naturgy, Banco Santander o Sabadell. Concretamente, el de la empresa energética, suscrito el año pasado, está valorado en más de 4.000 millones de euros y su duración es de, al menos, diez años. También, el pasado mes de junio, la compañía anunciaba la renovación del acuerdo con Caixabank, que fue en su día el mayor contrato de servicios TIC de la historia de España.

Familia numerosa

Madre de familia numerosa –tras el nacimiento de su hijo mayor, llegarían sus mellizos (chico y chica)–, siempre ha procurado conciliar trabajo y familia, ya que, como ella misma ha afirmado, «son vasos comunicantes». «No pasa nada si un día no vas a la fiesta del colegio de tu hijo, ni tampoco si te pierdes una reunión de trabajo», apuntó a la revista «Telva». Y es que la nueva responsable de la región EMEA tiene dos pasiones en la vida: su trabajo y su familia. Precisamente, el apoyo familiar ha sido fundamental en su carrera. La comprensión de su marido e hijos, entendiendo muchas de sus ausencias, ha contribuido a que pudiera llegar tan alto en una multinacional como IBM, a la que ha dedicado casi dos décadas de su vida.

Martínez también es una mujer deportista, que cuida mucho su alimentación, aunque no por una cuestión de imagen, sino de salud. Muy importante también es la labor social que realiza a través de acciones de «mentoring», especialmente con «startups». Parte de su tiempo libre lo dedica, precisamente, a apoyar y asesorar nuevos proyectos tecnológicos de forma desinteresada. De hecho, el estado de alarma le sorprendió preparando el programa de impulso a emprendedores. Muy volcada en los «hubs» de innovación, tiene mucho interés en conocer lo que se está haciendo en estos centros. También es muy activa en lo referente a labores de voluntariado, participando de forma directa con el departamento que IBM tiene dedicado a este tipo de acciones solidarias.

Referente para niñas

En un mundo en el que no abundan los referentes femeninos, Marta Martínez es consciente de que ella es un espejo en el que se pueden mirar miles de jóvenes y niñas a la hora de elegir estudiar carreras STEM.

Y es que solo un 18% de los estudiantes de carreras tecnológicas son mujeres. En este sentido, el mensaje que suele transmitir cuando tiene oportunidad de dirigirse a ellas, es que «lo importante es conocer todas la opciones, elegir con libertad y no tener miedo. Si tienes vocación y aptitudes técnicas, adelante».

Marta Martínez no tuvo miedo, eligió con libertad, y el tiempo le ha dado la razón, demostrando que las mujeres también pueden triunfar en el mundo de la empresa y de la tecnología.

Talento español en la cúpula del gigante azul
Antes de que Marta Martínez ocupara el puesto de presidenta de IBM España y después de directora general en Europa, la precedió en el cargo Juan Antonio Zufiria. Actualmente, es vicepresidente senior y director de IBM Servicios a nivel mundial, la segunda unidad más importante de la multinacional en términos de ingresos y oportunidades de mercado.
El grupo de altos ejecutivos que ponen el acento español en IBM se completa con Darío Gil, director de IBM Research, también a nivel mundial. Desde esta unidad, Gil está está al mando de 3.000 investigadores de doce laboratorios dedicados a la I+D, verdadero pilar de esta empresa. Y como muestra, un botón. En 2019, IBM realizó 20.000 proyectos para empresas, apoyados en su gran apuesta por la innovación, que le han llevado a ser la compañía con más patentes de Inteligencia Artificial del mundo, superando las 8.000.
Poder femenino
Martínez forma parte de una organización que tradicionalmente ha empoderado a las mujeres. De hecho, su CEO mundial hasta el pasado mes de abril es una mujer, Virginia Marie «Ginni» Rometty. La histórica directiva seguirá siendo presidenta ejecutiva de la empresa hasta finales de 2020, y después abandonará definitivamente IBM para jubilarse después de casi 40 años en la compañía. Martínez tampoco es la primera mujer que ha ocupado la máxima responsabilidad en España. Entre 2005 y 2008 ya lo hizo Amparo Moraleda.
Desde 1953, IBM tiene el compromiso de remunerar por igual a hombres y mujeres.