Así le “roba” Holanda a España 1.000 millones de euros cada año

El sistema de descuentos impositivos neerlandés provoca que el resto de países de la UE deje de ingresar 9.200 millones de euros cada ejercicio en impuestos

Cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reunió el pasado día 13 con el primer ministro holandés, Mark Rutte, para hacerle ver la necesidad de que la UE ayude generosamente a España y a otros países especialmente golpeados por la Covid-19, la respuesta del neerlandés fue algo así como un «búsquese la vida en su país en lugar de venir a pedir dinero a los demás». Rutte, líder de la coalición de los conocidos como países «frugales» -de la que también forman parte Dinamarca, Suecia, Finlandia y Austria- que tanto han apretado para condicionar las ayudas del Fondo de Reconstrucción, lo es también de un Estado que goza de una mejor posición económica debido a unas prácticas fiscales que, según denuncian muchos economistas y organizaciones, flirtea en algunos aspectos con las de los paraísos fiscales. Con este andamiaje, no sólo atrae recursos para sí sino que se los «roba» a otros socios de la UE.

Según un estudio realizado por Tax Justice Network, los descuentos impositivos que ofrece Holanda, que cuenta con mecanismos para cobrar menos del 5% en tributos a grandes multinacionales, provocan que el resto de países de la UE dejen de ingresar sólo de compañías de Estados Unidos unos 10.000 millones de dólares -unos 9.200 millones de euros- al año en concepto de impuesto de sociedades en beneficio de los Países Bajos. La organización, que lucha contra el fraude fiscal, asegura que según los datos publicados por las empresas americanas sobre su actividad en países de la UE, la generosa tributación holandesa provoca que, anualmente, Francia deje de ingresar por el impuesto de sociedades de empresas americanas con negocios en su país 2.700 millones de dólares; Italia y Alemania, 1.500 millones cada una; y España cerca de otros 1.000 millones de euros.

País de tributación

Atraídos por la laxitud fiscal holandesa -que, según Tax Justice Network es el cuarto mayor facilitador de paraísos fiscales del mundo-, lo que hacen las multinacionales americanas es mover miles de millones en beneficios al «paraíso fiscal holandés cada año (40.000 millones de euros en 2017)» en lugar de declarar las ganancias en los países de la UE donde se generaron, según asegura la organización.

Lo paradójico del sistema neerlandés es que, según Tax Justice Network, a cambio de «robar» 9.200 millones de euros a sus socios de la UE, los Países Bajos apenas son capaces de captar 2.000 millones de euros adicionales en concepto de impuesto de sociedades.

Aunque los 1.000 millones de euros parecen poca cosa en el contexto de la deuda de más de un billón de euros que acumula España, serviría para construir 20 hospitales como el pandemias que va a levantar la Comunidad de Madrid.