¿Cuánto se encarece el precio de una vivienda por estar en un “barrio de moda”?

Según la inmobiliaria Barnes, su coste puede ser hasta un 20% superior sólo por la ubicación

Barrio de Malasaña de Madrid
Barrio de Malasaña de Madrid

La ubicación no lo es todo en la formación del precio de una vivienda, pero sí aporta mucho a la ecuación. El mero hecho de que un inmueble esté situado en un barrio “de moda” puede encarecer su precio hasta un 20%. Así lo asegura la consultora inmobiliaria Barnes, que ha comprobado que las viviendas situadas en un barrio “de moda” de Madrid y Barcelona valen entre un 5% y un 20% más tan sólo por su buena ubicación.

El aumento del interés por un barrio por parte de la demanda empuja al alza los precios de manera notable y, dependiendo de los motivos de ese auge, en un breve periodo de tiempo, asegura Barnes. En términos absolutos, un piso tipo de 100 metros cuadrados puede pasar de valer 600.000 euros a una cantidad que puede fluctuar entre los 630.000 y los 720.000 euros. En las dos grandes ciudades de España hay diversas zonas que son ilustrativas de esta revalorización: Chamberí, Lavapiés, Justicia y Malasaña, en Madrid; Pedralbes, Sarrià-Sant Gervasi y Eixample, en Barcelona. Con precios medios que oscilan entre los 6.500 y 7.500 euros por metro cuadrado, las características de las viviendas en estos barrios varían dependiendo de la obsolescencia de su parque de viviendas. Según la inmobiliaria, “en estos momentos se buscan viviendas diáfanas, con estancias amplias y la superficie muy bien aprovechada. También se valoran los techos altos, la luminosidad y las terrazas. Sobre el estado del inmueble, se busca o bien que esté reformado o bien, si no lo está, que tenga un estilo arquitectónico y de diseño interior propio”.

Poca oferta

Christophe Chevallier, director de BARNES Madrid, destaca que “este tipo de zonas han registrado un aumento notable en Madrid impulsadas por la escasa oferta y un auge exponencial de la demanda, lo que convierte a las propiedades ubicadas en estos barrios en bienes exclusivos muy cotizados en el centro de la ciudad”. Por su parte, Elizabeth Hernández, directora de BARNES Barcelona, asegura que “en los últimos años, los barrios bien ubicados, con alta seguridad y con poca tasa de ocupación ilegal han vuelto a ganar importancia en el mercado residencial de lujo, los cuales tradicionalmente ya representaban buena parte de este segmento en Barcelona”.

El perfil del comprador de estos inmuebles es, en su mayoría, el de un joven que busca la mejor ubicación posible dentro de la urbe por encima de otros factores como son el tamaño del inmueble o un precio más bajo; o el de un inversor que trata de encontrar las mejores oportunidades para reformar y después vender más caro o arrendar la vivienda, según Barnes. De hecho, la inmobiliaria asegura que “la revaloración del barrio también provoca que muchos de los propietarios pidan más por su piso ya sea para venderlo o para alquilarlo, lo que a su vez conduce a un “rejuvenecimiento” del barrio por la llegada de estudiantes y jóvenes de alquiler”. 

Las causas de que un barrio pase a estar de moda son múltiples y variadas. Desde el auge del turismo a la mejora de infraestructuras, pasando por la aparición de locales de moda o los cambios en la modelo urbanístico de la ciudad (zonas verdes, calles en peatonales…). También puede haber otros factores detonantes de esta revalorización, como puede ser una nueva línea de metro, nuevos centros de enseñanza o proyectos municipales a nivel urbanístico que impulsen la construcción de edificios, instalaciones deportivas o complejos de oficinas que a su vez tengan un efecto dinamizador del parque inmobiliario en los alrededores.