Berkeley recibe un informe favorable del CSN para su mina de uranio de Salamanca y se dispara en bolsa

El organismo renueva la autorización previa de la planta de concentrados de uranio Retortillo. Los títulos de la compañía suben por encima del 30%

La mina de uranio provoca rechazo en algunos sectores en Retortillo
La mina de uranio provoca rechazo en algunos sectores en Retortillo

Berkeley ha recibido hoy un empujón para su plan de abrir una mina de uranio a cielo abierto en Retortillo (Salamanca). El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha informado favorablemente la solicitud presentada por la compañía minera australiana para la renovación de la autorización previa de la planta de concentrados de uranio de Retortillo (Salamanca). La empresa dispone de este permiso para la construcción de la planta de concentrados de uranio de Retortillo como instalación radiactiva de primera categoría del ciclo del combustible concedida por la Orden IET/1944/2015, de 17 de septiembre, de la Secretaría de Estado de Energía del entonces Ministerio de Industria, Energía y Turismo, con validez hasta septiembre de este año.

El informe aprobado este jueves considera que las circunstancias y características de la planta de concentrado de uranio son las mismas que se recogen en la autorización previa emitida en 2015. En cualquier caso, el CSN asegura que corresponde al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd) aprobar esta autorización y establecer su periodo de duración.

Acciones disparadas

El informe afirmativo del CSN ha sido recibido con júbilo por los inversores. Las acciones de Berkeley se han disparado más de un 30% en algunos momentos de la sesión, por encima de los 0,30 euros. Los pasados meses, sin apenas avances significativos en el proyecto, los títulos de la compañía ya se habían revalorizado fuertemente. El pasado 16 de marzo, sus acciones cotizaban en el mercado continuo español a apenas 0,072 euros.

Desde hace años, la minera australiana pugna por reabrir una antigua explotación de uranio ubicada en las cercanías del pueblo salmantino de Retortillo. La compañía también posee permisos mineros para sondear unos 1.200 kilómetros cuadrados en Castilla y León y Extremadura para buscar tierras raras y otros metales que se emplean en la fabricación de baterías para coches eléctricos. Berkeley ha asegurado que, si recibe el visto bueno para poner en marcha su proyecto, invertirá de inmediato 87 millones de euros que permitirán la creación de 500 puestos de trabajo directos. El proyecto, según Berkeley, supondría una inversión total de casi 400 millones de euros a lo largo de su vida operativa inicial y generará más de 1.000 puestos de empleo directos e indirectos.