El pequeño comercio no levanta cabeza tras el estado de alarma

Aunque las ventas del sector subieron un 17,8% en junio respecto a mayo, la facturación de empresas unilocalizadas y pequeñas cadenas retrocedió un 4,1% y un 13,3% en tasa anual

Allí donde antes había bullicio y actividad comercial de barrio de toda la vida, ahora hay cierres y más cierres echados. Unos, con carteles de “Se alquila” o “Se vende” colgando de la persiana. Otros, abiertos pero con apenas clientes. Si el pequeño comercio ya languidecía antes de la crisis del coronavirus, sobre todo en las principales ciudades, por el efecto de las grandes cadenas, la pandemia se está rebelando como una ola infranqueable para muchos.

Los datos del comercio de junio fueron, en términos globales, esperanzadores. Las ventas aumentaron un 17,8% en conjunto con respecto a mayo y sólo cedieron un 3,3% en términos interanuales, según el INE. Pero si se baja al detalle y se compara con los datos de hace un año, cuando la actividad era más o menos pareja, la realidad del pequeño comercio y el resto es muy diferente. Las grandes cadenas (4,4%) y grandes superficies (2,7%) registraron avances con respecto al pasado ejercicio. Sin embargo, las tiendas unilocalizadas (-4,1%) y las pequeñas cadenas (-13,3%), sobre todo estas últimas, cayeron a plomo. “Solo hay que salir a la calle para comprobar la gran cantidad de comercios que continúan cerrados. Muchísimos no volverán a abrir sus puertas y las previsiones nos indican que muchos de los que están abiertos hoy, un 20%, terminarán cerrando de aquí a final de año”, ha advertido el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo.

Aunque cinco comunidades -Asturias, Madrid, Galicia, Aragón y el País Vasco- lograron avances con respecto a los registros del año pasado y el resto contuvo más o menos los retrocesos en la media, el comercio se desplomó de forma notable en Cataluña (-7%), Canarias (-11,9%) y Baleares (-21%). La primera es una de las comunidades más afectadas por los rebrotes del coronavirus, además de tener una potente industria turística. Las otras dos, aunque tienen una buena situación epidemiológica, son muy dependientes del turismo y apenas pudieron recibir visitantes extranjeros el pasado mes porque hasta la última semana no se restablecieron las comunicaciones con el resto de la UE. Tras la cuarentena decretada por el Reino Unido, la situación del comercio en estas zonas puede volverse “dramática” en verano, según advierten desde la CEC.

Sectores y empleo

La patronal asegura que hay sectores, como el textil, que están viviendo una situación extremadamente complicada, “con caídas de facturación que superan el 30%, agravada por la reducción de los márgenes derivados de las agresivas promociones que se están produciendo para atraer clientes y con las que el pequeño comercio no puede competir”.

A pesar de la delicada situación, el efecto del Covid sobre el empleo en el comercio al por menor se vio diluido por la posibilidad de las empresas de acogerse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En el conjunto de España, la ocupación bajó un 3,7% en tasa anual en el mes de junio, una décima menos que en mayo. En términos mensuales, el empleo del sector creció un 1,6%, destacando el repunte de las grandes superficies (+4,9%), superior al registrado en las grandes cadenas (+2,1%), las pequeñas cadenas (+1,3%) y las empresas unilocalizadas (+0,7%).