El Grupo ACS obtiene un beneficio neto de 361 millones en el primer semestre pese a la pandemia

La cartera de negocio se situó en 75.812 millones de euros, similar a la de hace doce meses. Las ventas alcanzaron los 18.337 millones, un 2,6% menos debido al impacto de la crisis sanitaria

El presidente de ACS, Florentino Pérez, durante la junta de accionistas de la compañía, en MadridCarlos PérezEFE

Pese a las adversas condiciones provocadas por la pandemia del coronavirus, el Grupo ACS obtuvo un beneficio neto de 361 millones de euros en el primer semestre de 2020. Con ello, el resultado muestra una caída del 30,9% respecto al mismo periodo de 2019. La razón hay que buscarla, entre otras cosas, en la evolución negativa de Abertis, la compañía de gestión de autopistas participada al 50% por ACS, cuyos beneficios se han visto afectados por la crisis sanitaria y por las medidas de confinamiento introducidas en la mayoría de los países donde opera, lo que ha provocado que haya restado en sus cuentas 37 millones de euros en el primer semestre. Sin este contratiempo, el beneficio neto de ACS habría descendido solo un 5,1%, en uno de los peores contextos socioeconómicos de las últimas décadas.

Según los resultados comunicados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y teniendo en cuenta todas sus ramas de negocio, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía presidida por Florentino Pérez se redujo un 17%, hasta 1.345 millones, mientras que las ventas descendieron un 2,6 % y se situaron en 18.337 millones, afectado por el negocio concesionario, que logró verse compensado por la actividad constructora e industrial. Los ingresos de Abertis alcanzaron los 1.789 millones, obteniendo así un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 1.109 millones de euros, un 38% inferior. Por el contrario, el negocio de la construcción de ACS registró un beneficio neto de 177 millones, solo un 3,7% por debajo del registrado un año atrás.

Beneficio neto atribuido de ACS hasta el primer semestre de 2020 (CNMV) EPDATA 14/08/2020 EPDATA

Por su parte, Clece, su filial de servicios, también sufrió las consecuencias del confinamiento., pero las actividades de limpieza y mantenimiento de aquellas infraestructuras sociales que cesaron su actividad en España durante el estado de alarma se han visto compensadas por el incremento de la actividad en centros hospitalarios y dependencias públicas, lo que ha permitido compensar el volumen de ventas. Pese a ello, el refuerzo temporal en seguridad y salud laboral ha implicado una reducción de los resultados operativos en este trimestre. En concreto, el impacto en su Ebitda y en su beneficio neto ha sido de 25 y 19 millones de euros respectivamente.

En el resto de actividades el impacto ha sido menor, con variaciones en la producción trimestral entre el 5% y el 10%, tanto en la actividad de construcción como en servicios industriales y de minería, que fueron consideradas esenciales. El beneficio bruto de explotación del resto de actividades se redujo únicamente un 6,8%, mientras el beneficio neto de explotación se sitúó en los 859 millones, un 21,8% menos que el año anterior.

La evolución de la producción empresarial durante el segundo trimestre mostró una caída del 8%, con mayor incidencia en las regiones de Asia Pacífico y Europa. Las ventas en América del Norte representaron un 51% del total; Europa un 19%; Australia un 16%; Asia un 5%; América del Sur un 8% y África el restante 1%. Por países, las ventas en España supusieron un 13% del total. Estados Unidos, Australia, España, Canadá y Alemania contribuyeron con un 80% del total de las ventas. La cartera total a junio de 2020 se situó en 75.812 millones de euros, y se mantuvo prácticamente estable respecto al año anterior a pesar de la ralentización en la actividad comercial.

En cuanto a la deuda neta de ACS, al cierre del primer semestre presentó un saldo de 2.699 millones de euros. Esta cifra es 1.974 millones de euros mayor que hace un año, tras haber afrontado los pagos derivados de la salida de BICC por parte de CIMIC, incrementar el volumen de inversiones operativas y financieras, y aumentar la autocartera en ACS y Hochtief, aprovechando la volatilidad del mercado de capitales en los últimos meses. En el periodo de junio de 2019 a junio de 2020, ACS ha destinado 596 millones de euros a la distribución de dividendos y, adicionalmente, 292 millones de euros a la compra de acciones propias. Por su parte, Hotchief también ha abonado durante los últimos doce meses 291 millones de euros en concepto de dividendos a los accionistas minoritarios, tanto de la propia constructora como de CIMIC y otras filiales. Asimismo, ha dedicado 105 millones de euros a la compra de acciones propias.

Por otra parte, ACS prevé que Cimic, su filial australiana, firme «en las próximas semanas» un acuerdo con fondos asesorados por la gestora británica Elliott Advisors para venderles el 50 % del capital de la empresa de servicios de minería Thiess, El pasado 29 de julio, Cimic firmó un acuerdo de exclusividad con esos fondos para una posible inversión en Thiess. La entrada de un socio financiero en Thiess permitirá aprovechar las oportunidades de crecimiento en el sector de la minería y mantener la solidez del balance de Cimic.