España es una mina que a muy pocos dejan explotar

Aunque el país es el tercero de Europa con más recursos de materias primas minerales, el sector lamenta las trabas políticas y presiones ecologistas que impiden explotarlas

Oro, plata, cobre, litio, estaño, tierras raras... España alberga en sus entrañas una riqueza minera casi incomparable en Europa. Sólo Suecia y Finlandia tienen más recursos de materias primas minerales en todo el continente, según los datos que maneja la Confederación Nacional de Empresarios de la Minería y de la Metalurgia (Confedem) a partir de las informaciones recopiladas por el centro de documentación del Instituto Geológico y Minero de España. Pero tenerla sin explotarla es como no tenerla. Y eso es lo que está sucediendo ahora mismo con muchos potenciales yacimientos. “En España hay recursos suficientes para abastecer buena parte de nuestras necesidades de materias primas”, asegura Vicente Gutiérrez Peinador, presidente de Confedem. Sin embargo, la mezcla de presiones de grupos ambientales y el inmovilismo de las administraciones impide su explotación, asegura.

En un documento remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para contribuir al desarrollo del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, el sector identifica 13 minerales esenciales para la transición energética: aluminio, cobalto, cobre, estaño, grafito, litio, manganeso, níquel, oro, plata, tierras raras, vanadio y wolframio. De todos ellos, en España hay recursos, según los datos aportados a Transición Ecológica. El documento asegura que España es “una potencia en la producción de cobre y wolframio, y en ambos metales las perspectivas son de incremento de las reservas y del potencial minero”. Del primero, necesario para la fabricación de vehículos o el desarrollo de la energía eólica, hay unos recursos de 2,3 millones de toneladas y unas reservas -mineral de probada existencia que se puede extraer- de 1,5 millones. Su producción actual es de 204.000 toneladas anuales, suficiente, según la Confedem, para cubrir las necesidades de 777.144 toneladas que contempla el PNIEC. En el caso del wolframio, usado también en la eólica, las reservas alcanzan los 2,2 millones de toneladas, los recursos los 5 millones y la producción las 564 toneladas anuales para unas necesidades de algo más de 1.500 toneladas en el periodo que dura el PNIEC. En estaño y metales preciosos (oro y plata), hay “un conocimiento bueno de los depósitos de recursos minerales”, aunque el documento reconoce que se deben actualizar los recursos en función de nuevas técnicas y situación de los mercados. Además, existen en su opinión “indicios suficientes” para considerar de máximo interés la exploración del litio y cobalto-níquel, sin olvidar las tierras raras, el grafito y el vanadio, que pueden tener muy alto valor añadido. En cuanto al vadanio y el grafito, existen recursos, pero hay que ponerlos al día.

Causas

Si tanta es la potencial riqueza, ¿por qué no se explota? Gutiérrez Peinador asegura que falta impulso de las administraciones, que muchas veces sucumben a presiones externas. El presidente Confedem pone el caso, por ejemplo, de un proyecto que hay en Ciudad Real para abrir una mina de tierras raras. Ordenadores, televisiones, turbinas de generadores eólicos, baterías de coches híbridos... todos necesitan de algunos de los 17 elementos químicos metálicos agrupados bajo este nombre y que ahora extrae de forma casi exclusiva China. Sin embargo, la compañía Quantum Minería tiene identificado cerca de Torre de Juan Abad (Ciudad Real) un yacimiento que, según Gutiérrez Peinador, sería “la segunda o tercera mina de Europa de este tipo”. Pero el proyecto, ahora mismo, está parado por las presiones ambientales pese a ser “la mina más sencilla de explotar”, según asegura. Bastaría con abrir una zanja e ir extrayendo la tierra para cribarla y extraer el mineral al tiempo que se va cerrando la parte ya trabajada, según explica. El presidente de Confedem afirma que apenas se perdería un 5% de la superficie removida y que la restauración del terreno está garantizada. “En todos los proyectos mineros, se exige que se rehabilite la zona. Y para garantizar que se hace, el Estado obliga a depositar un aval que ejecuta en caso de que la empresa no haga estos trabajos”, explica.

La mina de Ciudad Real, por cuya apertura está pelando Quantum Minería en los tribunales, no es el único caso de proyecto viable paralizado, según Gutiérrez Peinador. En Extremadura también hay otro proyecto, el de Valdeflores, parado por “problemas políticos” y la oposición de los ecologistas. Situado en la Faja Pirítica Ibérica, se trata de un yacimiento con un alto potencial en litio, según la minera australiana Infinity Lithium, propietaria del 75% del proyecto (el otro 25% pertenece a Valoriza Minería, del grupo Sacyr). Un metal del que, según Confedem, España podría autoabastecerse. “Hay suficiente para levantar una fábrica de baterías para coches eléctricos y exportar. Y esa factoría crearía empleo estable durante mucho tiempo”, asegura su presidente. Según sus cálculos, en España hay unos recursos, de 1,3 millones de toneladas de este mineral y unas reserva de 350.000, aunque ahora mismo no se produce nada y el PNIEC proyecto unas necesidades de 127.500 toneladas en los próximos nueve años.

En España hay 30 proyectos mineros a la espera de ser puestos en marcha

Para que toda esta riqueza no quede oculta y España siga dependiente del sector exterior, Confedem reclama al Gobierno “una estrategia para la minería, que genera riqueza y crea empleo. Queremos un tronco común para todas las comunidades autónomas, para poner el día los recursos, como pretende el Plan de Energía y Clima”. En la actualidad, desde la patronal aseguran que Andalucía y Asturias sí están cambiando el chip para poner en marcha proyectos -hay unos 30 a la espera en toda España- que, según dicen, ayudarían a llenar la España vaciada. Pero falta mucho camino por recorrer a pesar de que, desde 2008, la Unión Europea está empujando cada vez más a los países para que exploten sus recursos y que la transición energética no dependa de terceros. Hace un par de semanas, la Comisión Europea ha anunciado que está elaborando un plan de acción para relanzar la minería y reducir la dependencia de China.