El Corte Inglés vuelve a lograr beneficios en verano

La compañía estudia hacer una nueva emisión de deuda de 600 millones

El Corte Inglés ha vuelto a los números negros. Tras un primer trimestre fiscal -de marzo a mayo- muy complicado por la eclosión de la pandemia del coronavirus, que condujo a un confinamiento total y al cierre de la mayoría de sus establecimientos, lo que le acarreó unas pérdidas de 510 millones de euros; la cadena de distribución obtuvo un resultado bruto (Ebitda) positivo en verano, entre los meses de junio y agosto, según ha informado la compañía hoy a un grupo de inversores. En el encuentro, la cadena ha desvelado que está analizando la posibilidad de realizar otra emisión de deuda por 600 millones de euros para reforzar su liquidez, para lo que iniciará la próxima semana un “road show” para sondear el apetito de los inversores.

Durante los meses de verano, la compañía ha recuperado más o menos el ritmo de ventas que tenía hace un año, con caídas del 8%, 16% y 14%, respectivamente, en su división de “retail”. Los retrocesos se corresponden a grandes líneas con los ingresos que ha dejado de percibir el grupo por la ausencia de turistas, clientes muy importantes para centros como los de Castellana o Preciados en Madrid o Marbella. La compañía ha crecido en todas las divisiones, excepto viajes, tras el confinamiento, lo que le ha permitido generar 679 millones de euros de flujo de caja positivo durante el segundo trimestre de su ejercicio fiscal.

El grupo ha destacado en la presentación que fue capaz de reaccionar con rapidez a la situación de gran incertidumbre generada como consecuencia del Covid-19 reduciendo sus inversiones y sus gastos; acordando con los sindicatos el mantenimiento del empleo y de los salarios, acompañado de medidas de flexibilidad laboral; aplicando una política de reducción del dividendo, y asegurando la liquidez de la compañía (nueva línea de crédito por 1.300 millones y un préstamo de 960 millones con aval del ICO). Además, ha destacado que, a pesar de las dificultades que ocasionó el confinamiento, en su primer trimestre fiscal fue capaz de alcanzar unas ventas para el negocio “retail” del 59% de media comparado con el mismo trimestre del año anterior. Ello, ha destacado, ha sido posible gracias al comportamiento del negocio de alimentación, que ha crecido más de un 25%, y a la “fuerte” demanda recibida para los productos a través de la plataforma “online”, con un crecimiento de pedidos que se ha multiplicado por cinco. “El Corte Inglés cuenta con una posición de liderazgo como operador omnicanal gracias a la complementariedad de sus tiendas físicas y la web, su amplio portfolio de productos para cubrir las necesidades de los clientes y sus sistemas de entrega en el día, Click&Car y Click&Collect”, ha resaltado.