Las «mesas» de Planas para arreglar la crisis del campo fracasan siete meses después

De las cuatro anunciadas, sólo se han reunido dos y sin resultados

La política de concertación puesta en marcha por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, durante las movilizaciones que protagonizaron los agricultores y ganaderos a principios de año ha fracasado. Una de las medidas que se anunciaron fue la creación de cuatro «mesas» de negociación, de las que dos no se han llegado a reunir y las otras dos no han alcanzado resultados concretos.

Siete meses después de que se anunciase su creación a finales de febrero de este año, en plena oleada de protestas, la mesa dedicada a analizar el funcionamiento de la cadena alimentaria se ha celebrado tan solo en dos ocasiones y, hasta el momento, no ha logrado acuerdos relevantes; la principal reivindicación de las organizaciones agrarias en aquellos momentos era justamente la necesidad de tener lo que denominaban «precios justos» para sus productos.

La mesa dedicada a analizar el funcionamiento del sistema de seguros agrarios y las imposiciones realizadas desde el «monopolio de hecho» de Agroseguro tan solo se ha reunido en una ocasión y tampoco ha cosechado resultado alguno. La mesa creada para analizar la situación provocada por los acuerdos comerciales con terceros países que firma la UE, la competencia desleal que provocan estos pactos y la guerra de aranceles como tal no se ha llegado a reunir; tan solo hubo un encuentro parcial en el que participó la ministra de Comercio para analizar el impacto de la subida de aranceles decretada en su día por Trump y que afecta a productos españoles importantes, como son la aceituna de mesa, el aceite de oliva o el vino, entre otros. Finalmente, la cuarta mesa dedicada a la fiscalidad, la energía y el empleo en el sector agrario tampoco se ha llegado a celebrar en estos casi siete meses que han transcurrido, con el régimen de módulos en el aire.

La crisis provocada por el coronavirus y las medidas adoptadas por el Gobierno fue la causa de que acabasen de golpe las movilizaciones cuando estas se encontraban en su momento más intenso. Durante los últimos meses, las organizaciones agrarias han anunciado su intención de retomarlas en cuanto sea posible y de hecho ha habido algunas protestas puntuales en forma de concentraciones para protestar, por ejemplo, por los bajos precios del aceite de oliva o de la uva durante esta vendimia.