El coste de los ERTE hasta Navidad: 6.300 millones

Los empresarios desmienten al Gobierno: son 2.100 millones al mes entre prestaciones, exoneraciones y el cese de actividad de los autónomos

Las hostilidades entre el Gobierno y los empresarios, con cierto respaldo de los sindicatos en este caso, sobre la encallada prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) del Covid-19 se acrecientan. Si la semana pasada la patronal acusó a la Seguridad Social de “falsear” los datos del coste de los ERTE y de negarse a facilitar los datos exactos del gasto en exoneraciones de cuotas, ahora los empresarios han puesto sus propios números sobre la mesa. Según el presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, la extensión de los ERTE y la prestación extraordinaria para autónomos hasta fin de año supondría un coste total desde el 1 de octubre 6.300 millones de euros. "Mucho menos de lo que se dice” desde el Gobierno, ha indicado Amor.

En concreto, Amor ha indicado que prorrogar automáticamente los ERTE hasta el 31 de diciembre a los 770.000 trabajadores que ahora mismo siguen en ellos tendría un coste de 3.300 millones de euros, a razón de 1.100 millones de euros al mes entre prestaciones y exoneraciones.

Por su parte, extender la prestación extraordinaria de cese de actividad para el millón de autónomos que actualmente “están en el alambre” implicaría un gasto de 3.000 millones de euros para el último trimestre del año (1.000 millones de euros cada mes), según el vicepresidente de la CEOE.

Calviño defiende las rebajas

La ministra para Asuntos Económicos y vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, ha insistido este lunes en que la prolongación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 30 de septiembre debe “concentrarse” en los sectores que más lo necesitan, es decir, aquellos que no pueden reabrir, así como en empresas que antes de la pandemia eran “verdaderamente solventes” y ahora se encuentran en una situación transitoria pero con perspectivas de reactivarse en el futuro.

Calviño, en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, ha recordado que el mecanismo de los ERTE supone un “importante esfuerzo de solidaridad del conjunto de la población española” y tiene un elevado coste presupuestario, por lo que, de cara al futuro, a partir del 30 de septiembre, debe cubrir a las empresas solventes y a las que más lo necesitan.

“No se trata tanto de una cuestión de sector, sino de concentrar los esfuerzos en las empresas que verdaderamente más lo necesitan. En lugar de cubrir demasiado y no tener un impacto, tratar de centrar el impacto en aquellos sectores que vemos claramente que no pueden reactivarse, que no pueden reabrir”, ha precisado.

En todo caso, la vicepresidenta ha subrayado que la negociación con los agentes sociales para prorrogar los ERTE sigue abierta y que el Gobierno tiene una “voluntad total” de llegar a un acuerdo con ellos que garantice “el mejor uso de los recursos públicos”. “Yo confío en que haya acuerdo”, ha apuntado.

Calviño ha defendido la eficacia de los ERTE para proteger el empleo y ha señalado que cada día se reincorporan al empleo desde este mecanismo unos 4.000 ó 5.000 trabajadores, lo que refleja, en su opinión, la “rapidez” con la que se está reactivando la economía española.

Asimismo, y sobre las acusaciones de la patronal de que desde el Gobierno se está inflando el coste de los ERTE, la vicepresidenta ha negado este extremo y ha afirmado que desde el Gobierno se tiene una “transparencia total” sobre el coste de las distintas medidas que ha ido adoptando durante la pandemia.