ACS se adjudica la construcción de la nueva terminal del aeropuerto de San Diego por 1.926 millones

El grupo apuntala así su presencia en EE UU, su principal mercado

El Grupo ACS continúa engordando su cartera de pedidos en su principal mercado, Estados Unidos. El grupo de construcción y servicios, a través de la “joint venture” formada por Turner y Flatiron, se ha adjudicado el contrato para la construcción de la nueva terminal del aeropuerto Internacional de San Diego por valor de 1.926 millones de euros, según ha informado la compañía que preside Florentino Pérez. El contrato se ha adjudicado bajo la modalidad “Progressive Design Build”, que permite un presupuesto más preciso y reduce significativamente los riesgos de desviaciones en el coste, según ha explicado ACS.

El edificio, de 11.500 metros cuadrados y con 30 puertas de embarque, reemplazará la terminal existente de la década de los 60 del siglo pasado. La construcción se llevará a cabo en dos etapas para garantizar que el número actual de puertas permanezca disponible durante la construcción. Durante la primera fase, cuya apertura está programada para el primer trimestre de 2025, se construirán 19 nuevas puertas. La siguiente fase, programada para abrirse a principios de 2027, contará con 11 nuevas puertas adicionales. Cuando se complete el trabajo, el aeropuerto tendrá un total de 62 puertas.

Mejoras

La nueva terminal ofrecerá a los pasajeros más asientos en el área de la puerta de embarque, restaurantes y tiendas, así como puntos de control de seguridad adicionales con más filas. La terminal ofrecerá una gama de características sostenibles y energéticamente eficientes, según ha asegurado ACS. Una serie de mejoras en el aeródromo, incluidas calles de rodaje nuevas y rediseñadas, ayudarán a reducir los tiempos de rodaje de las aeronaves, lo que reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero. Un sistema subterráneo de suministro de combustible reducirá también la necesidad de que los camiones carguen combustible a las aeronaves resultando en menos emisiones y tiempos de respuesta más rápidos en las puertas.

ACS se ha adjudicado en los últimos tiempos una serie de proyectos en Estados Unidos que han contribuido a apuntalar este país como su principal mercado. El grupo español, a través de Flatiron, remodelará la carretera US 50 en California, un proyecto presupuestado en unos 330 millones de euros euros. También se ha adjudicado la ampliación del aeropuerto de Denver, también a través de una “joint venture” entre Turner y Flatiron, por 715 millones de euros; y la reconstrucción de una taxiway en el aeropuerto de Dallas por 107 millones.