15.000 academias particulares, al borde de la desaparición

UPTA denuncia que su situación es dramática al no haber podido retomar su actividad con normalidad. La pérdida de alumnos por los rebrotes y las restricciones les han puesto contra las cuerdas

La asociación de autónomos UPTA ha denunciado que 15.000 academias de enseñanza no reglada se encuentran “al borde del cierre” por la crisis de Covid-19 y reclamó una ayuda “urgente” para estos casos, y que no se limite únicamente a la prestación extraordinaria por cese de actividad, que en algunos casos ni siquiera pueden recibir. “Parecen ser sectores olvidados por parte de las Administraciones. Ni el Ministerio de Educación ni el de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones han establecido medidas para dotar a estos colectivos de algún tipo de ayuda que consiga aliviar su situación económica”.

Dentro de este sector de la enseñanza, los más afectados son escuelas de baile, canto, pintura, música, oposiciones o idiomas a cargo de autónomos que “continúan padeciendo restricciones” por culpa de los rebrotes y las nuevas restricciones por el coronavirus. Muchas de ellas no han podido reabrir o se encuentran con una actividad reducida. Además, tampoco pueden realizar convenios de actividades extraescolares con centros de enseñanza reglada, ya que la mayoría de los contratos han sido suspendidos.

UPTA exige que se ponga en marcha un “mecanismo urgente de rescate” para los profesionales de la educación, cultura, ocio y tiempo libre, “para que puedan tener unos ingresos mínimos, y no veamos como desaparecen de nuestras calles centros de este tipo ante la situación de incertidumbre y desconfianza que esta situación está generando en el consumidor”, manifestó Eduardo Abad, presidente de UPTA. .exigió un mecanismo “urgente de rescate” y puso de ejemplo la prestación extraordinaria por cese de actividad con la que los autónomos afectados puedan disponer de “unos ingresos mínimos”.

Esta asociación plantea que las comunidades autónomas tengan una mayor incidencia como soporte de estas empresas y pongan en marcha medidas específicas para todos los sectores que no han podido reabrir y que los ayuntamientos “bonifiquen todo tipo de impuestos” a estos autónomos al argumentar que tienen su actividad paralizada y “sin expectativas de poder desarrollarse durante este curso 2020-2021”, dijo Abad.