Las pensiones no contributivas engrosarán el Ingreso Mínimo

El gasto en estos complementos y ayudas fue de 187 millones el pasado mes de julio

El Gobierno estudia que las pensiones no contributivas se integren en el esquema del Ingreso Mínimo “en el futuro” definiéndolas desde el punto de vista del hogar y no el individuo para “tener un planteamiento más justo a la hora de abordar situaciones de vulnerabilidad”. Así lo ha asegurado en el Congreso el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

El número total de pensiones no contributivas en la nómina de julio de 2020 es de 450.117 en toda España, que es un 0,14% menor a la del mes anterior. La cuantía de las pensiones de la Seguridad Social en su modalidad no contributiva se han revalorizado un 0,9% respecto a la cuantía fijada para 2019. De este modo, su cuantía queda fijada en 5.538,40 euros íntegros anuales, que se abonan en 12 mensualidades más dos pagas extraordinarias al año. El abono de los atrasos correspondientes al mes de enero como consecuencia de la revalorización se ha realizado de forma independiente a una mensualidad ordinaria, salvo en Navarra, Cataluña y Asturias que lo han abonado junto con la mensualidad del mes de febrero, así como País Vasco que incluyó la revalorización en la nómina del mes de enero.

El importe bruto de la nómina de julio de 2020 asciende a 187.905.225,57 euros. El importe medio mensual abonado a cada pensionista ha quedado establecido para la PNC de invalidez en 444,63 euros y para la de jubilación en 397,83 euros, superior el de la PNC de invalidez al de la jubilación, entre otras razones, porque además de que, al menos, 38.049 de sus beneficiarios perciben el complemento del 50% por necesidad de otra persona, el montante a percibir en nómina por atrasos es mayor al ser más compleja la gestión y, por tanto, el plazo de resolución.

El perfil de las pensiones no contributivas: mujer, casada y entre los 70 y los 79 años

El perfil del pensionista que recibe una prestación no contributiva de jubilación es predominantemente el de una mujer española, casada, con una edad comprendida entre los 70 y los 79 años y que convive en una unidad familiar formada por entre dos y tres miembros. En cuanto al pensionista tipo de PNC de invalidez es posible reseñar que es un nacional español, que convive en una unidad económica integrada por dos/tres personas y que acredita un grado de discapacidad valorado entre el 65% y el 74%, si bien atendiendo a su edad y sexo es posible distinguir entre el pensionista tipo varón, soltero, menor de 45 años y la mujer casada, con edad superior a 45 años, que presentan preferentemente discapacidades de tipo psíquico, seguidas muy de cerca por las de tipología física.

De las 2.052 solicitudes aprobadas en julio, el 68,03% ha correspondido a la PNC de jubilación. Si se compara con el número de solicitudes aprobadas en el mismo mes del ejercicio 2019, se constata un descenso global del 36,69%, que en invalidez llega hasta el 39,09%. Si el análisis se efectúa respecto a la media del año en curso, se registra también un descenso del 10,63%, que en invalidez llega al 15,57%.