España deberá pagar 14.000 millones de su propio rescate

Las ayudas netas a fondo perdido del Mecanismo de Recuperación suponen un 24% menos de lo que anunció Sánchez

Siempre hay que leer la letra pequeña. Según los cálculos del Banco Central Europeo, España recibirá 45.000 millones netos en ayudas a fondo perdido dentro del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) la joya de la corona del instrumento de ayuda europeo para hacer frente a los estragos económicos por el coronavirus, lo que tan solo supone un 3,7% del PIB. Un montante ostensiblemente inferior que el anunciado en términos absolutos por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que asciende a 59.168 en subvenciones no reembolsables dentro del MRR. La diferencia –un 24% menos, 14.168 millones– entre el saldo neto y el anuncio de Sánchez son los millones que España debe aportar al paquete de ayudas. Las partida a fondo perdido para España alcanzarían los 72.000 millones si se contabilizan otras partidas del plan de recuperación.

Estas estimaciones relegan a España como el sexto socio más beneficiado por detrás de Grecia y Portugal, aunque por delante de Italia, en novena posición.

En la agónica cumbre de julio, los Veintisiete alumbraron una decisión histórica para emitir deuda europea de manera conjunta con la que movilizar los fondos necesarios en los mercados por valor de 750.000 millones, que después se distribuyen entre los países más castigados por la pandemia entre ayudas a fondo perdido y préstamos a bajo tipos de interés. Este dinero después deberá ser devuelto y las instituciones europeas están debatiendo la creación de una serie de impuestos, los denominados «recursos propios» que pueden incluir desde la denominada «tasa Google» a un arancel para los países contaminantes que quieran acceder al mercado único. Como gran paso hacía delante en la mutualización de riesgos, los países que más se beneficien de este instrumento no serán los que más dinero deban devolver.

Pero aquí comienzan las sorpresas. En términos absolutos, España será el segundo país que más fondos reciba tan sólo por detrás de Italia. Entre préstamos y ayudas directas, nuestro país puede optar a 140.000 millones. Pero estos cálculos esconden la aportación que España realiza en esta emisión de deuda conjunta y que es proporcional al peso de su PIB en la UE.

De esta forma, los países más pequeños resultan más beneficiados que los de mayor tamaño. Según el informe publicado ayer por el Banco Central Europeo, Grecia, con un PIB que no llega al 2% de la zona euro será el país más favorecido ya que los fondos recibidos a través de transferencias directas supondrán más de un 8% en su porcentaje de PIB según los datos de 2019 mientras que España deberá conformarse con una cifra inferior al citado 4% e Italia no llegará al 2% si se tienen en cuenta tan sólo las subvenciones a fondo perdido del MRR. En el otro extremo de la balanza se encuentra Alemania con pérdidas de un 2% de su PIB.