España en recesión

No por esperado es menos desastre. España está en recesión. Pero no una recesión como la de 2008 sino peor.

El mayor desplome de nuestra historia reciente. Una caída del 17,8 por ciento del PIB, el 21,5 si se compara con 2019, con retrocesos generalizados de dos dígitos en casi todos los sectores: el 18 por ciento en servicios, el 19 en Industria, el 21 la inversión, el 22 la vivienda, el 29 las importaciones, el 33 las exportaciones. El país semiparalizado con un paro del 23 por ciento, un millón de autónomos en situación crítica, un déficit sin precedentes y una deuda que crecerá hasta el 126,7 por ciento del PIB.

¿Igual que en todo el mundo ?. Sí, pero más. Nuestras cifras no tienen parangón. Más que en Portugal, Francia, Alemania o el resto de la UE. La mayor caída de Europa. ¿Por qué?. Tal vez porque el confinamiento fue más duro, y a cero actividad, cero ingresos, con los gastos del Estado inevitablemente subiendo por los ERTE,s, mayor número de desempleados, mayor desembolso en Sanidad.

Lo peor, con todo, es que no hay visos de mejoría, sino al contrario. Lo peor es la incertidumbre. Nadie se atreve a invertir, a vender, a comprar, en un escenario de rebrotes. Incertidumbre en cuanto al confinamiento. En cuanto a la vacuna. En cuanto a la evolución de la enfermedad.

Y sin actividad económica no hay planes. Apenas hay ingresos. Tampoco hay consumo, ahorro o empleo. Solo estancamiento y recesión. La peor de nuestra reciente historia.