ACS estudia una oferta de 5.200 millones para vender su filial industrial a la francesa Vinci

Más de la mitad de la operación, 2.800 millones, se pagaría en metálico y el resto en acciones de la firma gala o también en metálico

La constructora francesa Vinci quiere acometer un movimiento de calado en el sector. La compañía gala ha presentado al Grupo ACS una oferta no vinculante con el objetivo de negociar la adquisición de su División Industrial, cuya cabecera es ACS Servicios Comunicaciones y Energía, por 5.200 millones de euros, según ha informado la multinacional que preside Florentino Pérez a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV) tras la noticia avanzada por el diario “Cinco Días”. El perímetro de la operación incluiría, además de las actividades de ingeniería y obras, las participaciones en ocho concesiones o proyectos público privados de activos principalmente de energía así como la plataforma de desarrollo de nuevos proyectos en el sector de energía renovable, según explica la nota. Según datos proforma no auditados, estas actividades arrojaron en 2019 una cifra de negocios de cerca de 6.300 millones de euros, según ha comunicado ACS. Su beneficio ascendió a 600 millones y su ebitda se situó cerca de los 700 millones, con una cartera de 10.000 millones a cierre de 2019.

Dentro del negocio industrial de ACS, integrado por numerosas empresas, destaca con especial relevancia Cobra, que a cierre de 2019 obtuvo unas ventas de 4.205 millones de euros, el 66% provenientes del área internacional, y que entre otros contratos significativos participa en el AVE saudí entre Medina y La Meca. Cobra, con más de 75 años de experiencia en todos los campos relacionados con la ingeniería, la instalación y el mantenimiento industrial de infraestructuras, cuenta con 36.068 empleados (el 60% trabajando fuera de España), una cartera de 6.147 millones a cierre del pasado año -el 82% internacional- y presencia en más de 60 países.

Negociaciones adelante

Aunque la compañía española no ha tomado todavía una decisión al respecto, asegura que su consejo de administración ha examinado la propuesta de Vinci y ha decidido continuar las negociaciones.

El posible cierre de la operación queda ahora condicionado a un proceso de revisión (due diligence) que se hará en los próximos meses. Este proceso incluirá el examen de las actuaciones necesarias para la segregación (carve out) de las actividades que no se venderían a Vinci, entre las que se encuentran Zero-E y quince concesiones. Sobre esta base, el valor indicativo del perímetro de la propuesta de Vinci representa un valor de empresa de alrededor de 5.200 millones de euros, de los cuales 2.800 millones se pagarían como mínimo en metálico y la diferencia podrá pagarse en acciones de Vinci o en metálico. Los términos definitivos de esta operación se plasmarán de común acuerdo en el oportuno contrato al final del proceso de revisión (due diligence), según ha informado ACS.