La administración del Estado, al borde del colapso

UGT advierte de que la plantilla de funcionarios ha perdido el 18% de sus efectivos y que otro 65% está próximo a su jubilación

UGT ha alertado del “riesgo de colapso” en los servicios públicos que presta la Administración General del Estado (AGE) que, en la última década, ha visto reducida su plantilla en 43.477 empleados, lo que supone un 18% de destrucción del empleo. Según un informe publicado este lunes, en los últimos diez años, de enero de 2010 a enero de 2020, la plantilla de la AGE ha pasado de 241.152 empleados a 197.675, con descensos más acusados en algunos organismos como la Seguridad Social, que ha perdido 6.553 empleados, alrededor del 20%, y que ahora también deben gestionar el Ingreso Mínimo Vital (IMV).

El sindicato señala entre las causas de “esta demolición” de la AGE que no se han cubierto las plazas de los empleados que se han ido jubilando, se ha prescindido de interinos y se han externalizado numerosos servicios a la empresa privada. Y recuerda que el 65% de los empleados de la AGE son mayores de 50 años.

“En diez años se puede jubilar la mitad de la plantilla, hay un peligro de colapso tremendo”, explica a Efe el secretario de AGE de FeSP-UGT, Carlos Álvarez. Ante esta situación, el sindicato urge a dar celeridad a la ejecución de las Ofertas de Empleo Público (OEP) de 2018 y 2019; así como a comenzar a negociar la de este año. De la oferta de 2019, detalla el informe, solo están en proceso 5.209 de las 16.364 plazas ofertadas, un 31%. Y en cuanto a la de 2018 con 11.166 ofertadas, aunque la gran mayoría está en proceso, solo 621 están finalizadas y no ha habido aún incorporaciones a las plantillas, apunta Álvarez.

“Esperamos explicaciones del Gobierno de por qué se está retrasando la incorporación de efectivos de las ofertas de 2018 y 2019 así como de la tardanza en plantear la de 2020”, critica. UGT reclama además una “planificación a largo plazo” en el empleo público para dar respuesta a esa situación de envejecimiento de la plantilla.