British Airways retira sus dos últimos Boeing 747

Más de 18.000 personas han seguido por las redes sociales el despegue del último vuelo de los míticos aviones desde el aeropuerto de Heathrow

Como ese “one club man” -hombre de un solo equipo- que se despide del club de fútbol en el que ha jugado toda su carrera rodeado de miles de aficionados, los dos últimos Boeing 747 de la flota de British Airways (BA) han sido despedidos hoy por más de 18.000 personas antes de partir del aeropuerto londinense de Heathrow para realizar su último vuelo. Ha sido una despedida virtual, a través de las redes sociales. Cosas de la misma pandemia que ha certificado la retirada de “la reina de los cielos”, el sobrenombre con el que se conoce al “jumbo” de Boeing.

Los dos 747 de British han despegado del aeródromo británico poco después de las 7.35 horas de la mañana. Lo han hecho al mismo tiempo con destino a los aeropuertos de Kemble, cercano a la localidad de Cirencester, en el condado inglés de Gloucestershire; y a otro aeródromo próximo a Cardiff (Gales). Una vez en sus destinos, como ha dicho a la cadena de televisión Sky el capitán Al Bridger, que ha pilotado el icónico 747 durante 30 años, pasarán a formar parte de la historia de la aviación. “Llevas un avión a su destino, lo cierras, y casi es como desenchufar su sistema de respiración por última vez”, ha comentado, Bridger, que ha asegurado que el de hoy ha sido un día “muy emotivo”. Alex Cruz, presidente de British Airways, ha manifestado en el mismo sentido que ha sido “un día muy difícil para la compañía porque estos aviones han dejado nuestra casa de Heathrow por última vez”.

Se adelanta la retirada

Aunque BA no tenía pensado retirar los aparatos hasta 2024, los estragos del coronavirus en el sector aéreo, que atraviesa por la crisis más severa de su historia, han acelerado la retirada del 747. Las restricciones a la movilidad han paralizado casi por completo los viajes de largo radio. Y ante la falta de un horizonte claro sobre cuándo se podrán recuperar estos trayectos, las compañías han decidido retirar del servicio tanto al 747 como a su rival del consorcio europeo Airbus, el A380. Dos aparatos que sus fabricantes, además, han anunciado que dejarán de producir. Los elevados costes de ambos cuatrimotores no son sostenibles para las aerolíneas, que optan ahora por modelos mucho más eficientes y que abarcan también largas distancias como el A350 o el Dreamliner.

Boeing ha producido a lo largo de su historia más de 1.500 unidades del 747, un aparato que democratizó los viajes en avión porque, en la década de los 70 del siglo pasado, con su capacidad, que podía superar los 500 pasajeros; abrió la puerta a una paulatina rebaja de los precios de los billetes lo que, a la postre, permitió a millones de personas viajar por todo el mundo, a lo que contribuyó también su autonomía de 13.800 kilómetros.