La engañosa mejora del mercado de la vivienda en agosto

El número de operaciones consignadas por los notarios aumenta un 6,8%. Muchas son operaciones que quedaron congeladas por el confinamiento

Tras acumular cinco meses en caída libre, la compraventa de viviendas volvió a terreno positivo en agosto. Según los datos del Consejo General del Notariado, el número de operaciones inscritas se incrementó un 6,8%, hasta las 33.201 transacciones. El dato contrasta con las importantes caídas que habían consignado los notarios los meses previos a consecuencia de la pandemia del coronavirus. En julio las operaciones retrocedieron un 33%, llegando a tocar fondo en mayo, cuando se hundieron un 53,1%.

La mejora de la actividad certificada por los notarios tiene que ver en buena parte con la parálisis que sufrió el mercado durante los meses más duros de la pandemia, los que llevaron al confinamiento de España. En tales circunstancias, sólo las operaciones más urgentes se pudieron cerrar, dejando miles de ellas en el congelador. Muchas de ellas, aseguran desde el sector inmobiliario, se reactivaron en agosto. Tradicionalmente, se trata de un mes tradicionalmente flojo para el mercado de la vivienda por coincidir con la temporada alta de vacaciones pero, en este atípico ejercicio, ha registrado una actividad mucho más intensa de lo habitual.

Pisos nuevos

La venta de pisos mostró un incremento interanual en agosto del 0,9%. La de pisos de precio libre se incrementó un 2,7%, según los notarios. Este aumento de las transacciones de pisos libres se debió exclusivamente a la expansión de las de pisos nuevos (+40,7%) ya que la compraventa de pisos de segunda mano se contrajo un 1,2% interanual. El importante avance en la estadística de los pisos nuevos es reflejo precisamente de la parálisis de operaciones vivida en los meses más duros de la pandemia. Como asegura José María Basañez, presidente de la tasadora Tecnitasa, “en agosto hemos vivido una actividad inusual, pero no porque a la gente le haya dado por comprar más viviendas que el resto del año”. Lo que ocurrió, explica Basáñez, es que había muchas operaciones paralizadas. Todas las viviendas nuevas pagadas y que tenían pendientes de la subrogación del préstamo protomotor al hipotecario se empezaron a formalizar", resume Basáñez. El retroceso en la venta de pisos de segunda mano, sin embargo, refleja la debilidad del mercado en los meses del coronavirus. La venta de viviendas unifamiliares mostró un incremento del 24,6% interanual, lo que demuestra el cambio de tendencia de los compradores. Con el confinamiento, la búsqueda de viviendas con terraza y jardín se han disparado.

En términos de precio promedio, el metro cuadrado de las viviendas compradas en agosto alcanzó los 1.271 euros, reflejando así una bajada del 7,3% interanual. Esta reducción del precio por metro cuadrado de las viviendas se debió tanto al descenso del precio de las viviendas unifamiliares (-12,7%) como al de los pisos (-1,9%). El precio por metro cuadrado de los pisos de precio libre se redujo un 2,4%. Dentro de éstos, el precio del de los de segunda mano se situó en los 1.396 euros (-5,4% interanual) y el de los pisos nuevos en 2.140 euros (+2,9% interanual).