El Observatorio del Trabajo a Distancia critica la “inconcreciones” de la ley del teletrabajo

Recuerda que no se especifican los “medios, equipos y herramientas”. Piden un plan específico de transición hacia el teletrabajo en el plazo de un año, ante el coste extra que deben afrontar las pequeñas empresas

El Observatorio del Trabajo a Distancia (OTaD) planteó este martes que la inversión necesaria por parte de las empresas para el teletrabajo de los empleados con los que se pacte no supere los gastos medios atribuibles a la misma persona durante los tres ejercicios previos. Además, critica las “inconcreciones” de la norma que hoy entra en vigor respecto a los “medios, equipos y herramientas” que el empleador debe proporcionar al trabajador. Según el Observatorio, “esta inconcreción deja la puerta abierta a que la negociación entre las partes realice una lectura demasiado estrecha que no cubra el equipamiento indispensable”. Sin embargo, también reclama que Gobierno y agentes sociales desarrollen un plan específico de transición hacia el teletrabajo en el plazo de un año, ante el coste que esta modalidad puede tener entre pymes y micropymes. “Si se falla en su implantación en las pequeñas empresas se estará dejando fuera del nuevo modelo a más del 99% de los 2,63 millones de empresas que forman tejido empresarial español”, destacó.

El OTaD, compuesto por 14 empresas -entre las que destacan ING, Manpower o Cuatrecasas-, recoge dicha propuesta en el ‘Libro banco del trabajo a distancia’, en el que incluye una batería de medidas para asegurar la flexibilidad a la hora de desarrollar el teletrabajo y el respecto a los derechos laborales y que dio a conocer hoy coincidiendo con la jornada en la que entra en vigor el real decreto-ley que regula el trabajo a distancia.

En concreto recomienda estudiar la posibilidad de bonos o tickets similares a los usados para costear las dietas de los trabajadores, pero destinados a facilitar el acceso a lugares de trabajo compartido. De esta manera, los empleados que así lo deseen pueden acudir a un lugar que cumple los requisitos de ergonomía y seguridad y que puede encontrarse cerca de su hogar o del lugar al que se haya desplazado por uno u otros motivos. Eso “alivia y extiende a lo largo del tiempo” el coste que el empresario tiene que hacer para asegurar la prevención de riesgos laborales. En su lugar, propone que se dé cobertura a la parte proporcional de los suministros, a un mobiliario de calidad certificada y a las herramientas necesarias para trabajar a distancia de manera segura. El OTaD también propone fijar en el acuerdo de trabajo a distancia entre la empresa y el trabajador que se añada al lugar habitual de trabajo otros secundarios que cumplan con las condiciones de seguridad laboral.