Los viajeros de AVE se derrumban un 66,5% en agosto mientras el avión sigue su recuperación

Los usuarios de la alta velocidad siguen en niveles de julio mientras que la demanda de transporte aéreo mejora 20 puntos básicos

Son malos tiempos para viajar. La pandemia del coronavirus ha introducido importantes restricciones a la movilidad internacional. Pero incluso la interior, menos afectada por estas limitaciones, se está viendo duramente golpeada por la falta de confianza de los viajeros y la crisis económica que ha traído debajo del brazo el coronavirus. Ni siquiera en el mes más viajero por antonomasia, agosto, cuando era posible moverse con absoluta libertad por toda España, repuntó la movilidad. Más de 168,5 millones de pasajeros utilizan el transporte público en agosto, un 45,1% menos que en el mismo mes del año 2019, según los datos publicados hoy por el INE. En el caso del transporte interurbano, el retroceso fue del 44,1%, con 55,2 millones.

Aunque el ferrocarril (43,7%) no fue el medio más afectado por este retroceso, su servicio estrella en larga distancia, el AVE, sí que se vio especialmente afectado. El número de viajeros que usaron este servicio se derrumbó un 66,5%, frente al 59,7% que cayó el transporte de larga distancia por autobús. En media distancia, se redujo un 53% en el caso del tren y un 48,1% en el del autobús. En el caso del transporte aéreo, bajó el 41,6% respecto a agosto de 2019, con un mayor descenso en el servicio peninsular (59,1%) y caídas algo más moderadas en el peninsular con las islas (34,8%) y el interinsular (29,5%). En cualquier caso, la movilidad interna en avión apuntó en agosto una cierta mejoría respecto a julio, cuando cayó un 60%, mientras que el AVE siguió estancado en una demanda muy similar a la de julio.

El transporte urbano fue utilizado por 106,6 millones de viajeros en agosto, un 42,3% menos que en el mismo mes de 2019, reducción que se extiende tanto a los desplazamientos por autobús (41,1%) como por metro (44,1%). La reducción se extendió tanto a los desplazamientos por autobús (41,1%) como por metro (44,1%). El transporte por metro registró los mayores recortes en los de Barcelona y Palma (caídas del 46 % en ambos casos) y el autobús bajó el 41,1%. Todas las comunidades autónomas presentaron tasas anuales negativas en el transporte urbano, con los mayores descensos en Cataluña (45,9%), Andalucía (43,7%) y País Vasco (43%). Las caídas más leves se dieron en Canarias (30,2%), Extremadura (37,3%) y Aragón (38,6%).