Los planes de Sánchez se despeñan: España no se recuperará hasta 2025 del Covid

La tasa de paro no alcanzará el 14% previo a la pandemia hasta dentro de cinco años, con la deuda anclada en el 119% del PIB

El Gobierno ha celebrado que la previsión del FMI en 2021 para la economía española coincida con la suya. Pero que España lidere el crecimiento de la Eurozona el próximo año, con un 7,2% de avance de su PIB por el 7,1% que prevé el Ejecutivo, solo tiene una explicación: el monumental batacazo de su economía para este año, que el Gobierno prefiere obviar y que será aún mayor de lo que pronostican Sánchez y sus socios ya que el FMI estima un hundimiento del 12,8%, superior al 11,2% que considera La Moncloa. La actualización de los datos del organismo internacional desbordan todas las estimaciones del Gobierno y suponen un jarro de agua fría para los intereses electorales de Sánchez ya que el descalabro por la gestión de la crisis sanitaria y económica impedirá que la economía española recupere los niveles pre-Covid hasta 2023, pero solo parcialmente. Porque la tasa de paro no volverá a los datos previos a la pandemia hasta 2025, cuando se llegará al 14,2% de paro por el 14,1% de 2019.

Sánchez concurrirá a las elecciones de 2023 con un 119,3% de deuda y un déficit disparado en el 4,7%. El paro rondará el 15% de la población activa y la economía apenas habrá recuperado el terreno perdido en 2020. Buena parte de este negro panorama lo tiene el incremento del gasto en respuesta a la pandemia. El déficit español se disparará al 14,1% del PIB desde el 2,8% del año pasado, según el FMI. Esto supone 2,8 puntos más que la previsión de déficit para este año del Gobierno, un desfase de 31.000 millones de euros.

El pronóstico del FMI es que los desajustes contables del Estado se reduzcan en 2021 gracias al rebote de la economía, pese a lo cual el déficit será del 7,5% del PIB, reduciéndose al 5,8% un año después y al 4,7% en 2023, pero incrementándose hasta el 4,4% en 2025 desde el 3,9% previsto para 2024, según el “Fiscal Monitor” del FMI.

En consecuencia, el endeudamiento que afrontan las futuras generaciones tardará lustros en volver a los niveles pre-Covid. La deuda pública española escalará a niveles históricos al alcanzar el 123% del PIB en 2020, frente al 95,5% del año pasado, desde donde bajará gradualmente al 121,3% en 2021 y al 120,4% un año después, aunque tras caer al 119,3% en 2023 y al 118,1% en 2024, la institución advierte de un repunte hasta el 118,8% al final del horizonte de sus proyecciones en 2025.

El repunte del crecimiento tras el desplome del 12,8% de este año quedará para 2021, con ese 7,2% previsto. Para los siguientes años, el FMI prevé avances más moderados: el PIB español crecerá un 4,5% en 2022 y un 3,4% en 2023, moderando su expansión al 2,8% un año después y hasta el 1,4% en 2025.

En cuanto al número de ocupados, España pasará de los 19,77 millones del año pasado a 18,81 millones en 2020, recuperando los 19 millones de trabajadores para 2022, última fecha estimada por el Fondo.