La Inspección de Trabajo da de alta de oficio a 3.000 repartidores de Amazon

La denuncia de UGT regulariza la situación de estos trabajadores, cuyas cuotas no satisfechas a la Seguridad Social alcanzan los cuatro millones de euros

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha dado de alta de oficio como asalariados a algo más de 3.000 trabajadores de Amazon en respuesta a una denuncia de UGT, que consideraba que la relación de los empleados con la empresa estadounidense de logística era laboral y no mercantil. La Inspección ha regularizado en el régimen general de la Seguridad Social a 3.000 repartidores de Amazon Flex, de los cuales 2.116 están en Madrid y 1.145 en Barcelona.

En el caso de los repartidores, se trata de trabajadores autónomos que utilizaban su propio vehículo para el reparto de paquetes a través de Amazon Flex. La regularización de los 2.116 repartidores de Madrid supone 3 millones de euros cuotas no satisfechas al régimen general de la Seguridad Social, además de la multa correspondiente y cerca de un millón de euros en el caso de los empleados de Barcelona.

En total, en las dos provincias se ha dado de alta a 2.921 personas, con casi cuatro millones de euros de ingreso en las arcas de la Seguridad Social, “pero aún quedan provincias en las que se debe terminar la actuación de la Inspección de Trabajo”, añade UGT.

“Si en estos días Amazon, con su campaña de Amazon Prime Day, es capaz de tirar los precios para ofrecer productos más baratos es porque utiliza un modelo laboral fraudulento en el que se ahorra gran cantidad de dinero rebajando las condiciones laborales de sus trabajadores”, ha criticado en declaraciones remitidas a los medios el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino