El Gobierno usará los fondos de la UE para acelerar la implantación de “Madrid Central” en otras ciudades

Ábalos también asegura que el dinero se usará para dar un importante impulso a la rehabilitación de viviendas

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ya tiene definidas algunas de las actuaciones en las que empleará el dinero del Fondo de Recuperación Europeo que recibirá España y que le corresponderá gestionar. Y entre sus prioridades, ha situado la implantación de zonas similares a Madrid Central en las grandes ciudades del país. La Ley de Cambio Climático impulsada por el Ministerio de Transición Ecológica establece la implantación de zonas de bajas emisiones en aquellas localidades de más de 50.000 habitantes con el objetivo de restringir el tráfico y reducir así la contaminación. Ahora, y en colaboración con el departamento que dirige Teresa Ribera, Transportes usará parte de los fondos recibidos de Europa para acelerar su implantación.

Como ha explicado Ábalos en el foro “Construyendo un futuro sostenible”, la creación de estas zonas no se limita al cierre del tráfico a los vehículos en las calles afectadas. Requiere de “una adaptación de las ciudades” con inversiones para las que se tirará de los fondos europeos. En primer lugar, ha explicado el ministro, Transportes usará el dinero para potenciar los carriles bici, crear itinerarios peatonales seguros o construir aparcamientos disuasorios en los que dejar estos coches que antes entraba en el centro de las ciudades. Además, priorizará el sistema de transporte público, con especial atención al ferroviario urbano e interurbano, con especial atención también al servicio de Cercanías, para el que el Gobierno está preparando un plan de actuación hasta 2025 para que sea un “servicio pionero”. También se usará dinero para la modernización de las flotas de autobuses, con un importante enfoque en su electrificación; así como a la potenciación de los puntos de recarga para vehículos eléctricos en edificios residenciales, comerciales y de empresas.

La implantación de zonas de bajas emisiones afectará a 145 ciudades españolas que superan el umbral de los 50.000 habitantes. Las dos de mayor tamaño, Madrid y Barcelona, ya tienen en funcionamiento zonas de estas características, pero la gran mayoría de las ciudades de menor tamaño tienen todos los deberes por hacer.

Vivienda e infraestructuras

En los entornos rurales, Ábalos ha explicado que el Gobierno estudiará las aportaciones de la tecnología para sacar el máximo partido al transporte a la demanda.

En materia de vivienda, el ministro se ha vuelto a referir a la rehabilitación como punto fundamental de sus planes. Ábalos ha insistido en que el objetivo del ministerio es rehabilitar 500.000 viviendas para aumentar la eficacia energética en los próximos tres años con ayuda del dinero de Bruselas. Se trata, ha dicho, de la medida más a mano y más eficaz para dinamizar un sector que tiene un gran impacto en cuestión de empleo.

En materia de infraestructuras, el ministro ha insistido en la importancia de avanzar en la finalización de los ejes que forman parte de las redes transeuropeas, como los corredores Atlántico o Mediterráneo. En lo que a a la parte ferroviaria se refiere, la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, ha explicado que tienen presentado actuaciones por valor de 14.000 millones de euros que son susceptibles de recibir fondos del plan. Pardo de Vera ha explicado que se trata de proyectos solventes y que están garantizados.