¿Cómo cambiar la hipoteca de banco?

La subrogación hipotecaria permite trasladar la deuda de una entidad a otra para mejorar las condiciones del préstamo

La comisión por subrogar la hipoteca puede ser de entre el 0,15% y el 1% de la cantidad pendiente de pagoJesus G. FeriaLa Razón

Los préstamos hipotecarios nos acompañan durante gran parte de nuestra vida, pero las condiciones y la entidad con la que se contratan no tienen por qué ser las definitivas. Para algunos clientes puede ser interesante cambiar la hipoteca a otro banco para mejorar las condiciones y beneficiarse de un ahorro considerable.

Este procedimiento se llama subrogación hipotecaria y permite cambiar el préstamo de banco o sustituir al titular manteniendo las condiciones iniciales de plazo y amortización. Algunos de los aspectos que se pueden negociar al mover la hipoteca de entidad son el tipo de interés, los productos combinados vinculados al préstamo (planes de pensiones, seguros o tarjetas de crédito que incrementan el coste de la hipoteca) y las comisiones (de amortización anticipada o de novación, entre otras).

Los clientes que más ahorrarían cambiando la hipoteca de banco serían los que contrataron su préstamo entre 2010 y 2015, ya que el interés que ofrecían las entidades en ese momento era más elevado que el actual, según explica el comparador HelpMyCash.

Pasos a seguir para cambiar la hipoteca de banco

Mover el préstamo hipotecario a otra entidad financiera es más interesante cuando la cantidad pendiente de pago es elevada y el periodo de amortización es largo. Antes de comenzar el proceso, es importante comparar los diferentes productos que ofrecen los bancos y buscar las mejores condiciones. Una vez elija la entidad que le interese, esta estudiará si cumple los requisitos para iniciar la subrogación hipotecaria y, si pasa el filtro, le presentará una oferta vinculante en la que figuren las nuevas condiciones del préstamo.

No es necesario pedir permiso al banco con el que contrató la hipoteca. La nueva entidad se encargará de notificar al otro banco de su decisión y le pedirá en un plazo de siete días que emita un certificado con el importe debido. Una vez entregada esta documentación, la entidad con la que firmó la hipoteca tiene un plazo de quince días para presentarle una contraoferta. Durante este periodo de tiempo todavía no se puede formalizar la subrogación.

Pasadas esas dos semanas, ya se podrá escriturar la subrogación de la hipoteca, lo cual conlleva una serie de costes relativos a los gastos de notaría, gestoría, registro y la comisión que se lleva la nueva entidad por cambiar su hipoteca de banco. No obstante, la mayoría de los gastos los asume la entidad financiera (notaría, registro y gestoría), mientras que el cliente solo tiene que pagar la tasación de la vivienda y la posible comisión, que puede ser de entre el 0,15% y el 1% del capital pendiente de la hipoteca.