Repsol producirá «gasolinas verdes» con aceites reciclados

La energética invertirá 188 millones en la primera planta de biocombustibles avanzados de España, para la que se solicitarán fondos del Covid

Carlos PérezEFE

Repsol invertirá 188 millones de euros en construir en su refinería de Cartagena (Murcia) la primera planta de producción de biocombustibles avanzados de España. La energética optará a la financiación de los fondos de reconstrucción europeos del Covid-19 con el objetivo de generar en 2023, a partir de aceites reciclados, unas 250.000 toneladas de biocombustibles avanzados de bajas emisiones –hidrobiodiésel, biojet, bionafta y biopropano–.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha anunciado esta tarde en rueda de prensa que tanto este proyecto como otras plantas de hidrógeno, iniciativas de generación eléctrica y fotovoltaicas, así como planes de digitalización de la empresa, serán presentados al programa de la UE de recuperación económica. Imaz explicó que, aunque esta apuesta de la compañía por la «descarbonización» ya cuenta con financiación y es «estratégica», encaja «de lleno» con el plan europeo, centrado en el mantenimiento de la industria y la transición energética.

Repsol contempla también la puesta en marcha de una planta de hidrógeno que alimentará a la nueva unidad de hidrotratamiento dotada con tecnología de vanguardia. Este proyecto generará hasta un millar de empleos durante su construcción y 45 empleos fijos durante su funcionamiento. Los biocombustibles avanzados producidos en Cartagena permitirán una reducción anual de 900.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2).

El anuncio ha coincidido con el encuentro que mantuvieron el presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, Fernando López Miras, con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, para avanzar los detalles de la nueva planta, que, según Imaz, «garantiza el futuro industrial» del complejo de Escombreras (Cartagena).

El consejero delegado de Repsol defendió de que ningún sector energético español se «quede fuera» en la descarbonización y enmarcó esta inversión en la renovación del grupo para garantizar el futuro industrial de sus cinco refinerías en España –Cartagena, A Coruña, Bilbao, Puertollano y Tarragona–. «La apuesta que hacemos es para que las actuales refinerías se transformen y para garantizar el empleo industrial», dijo.