El PIB crece un 16,7% en verano pero cae un 8,7% respecto al mismo periodo de 2019

La salida del confinamiento y las vacaciones impulsan la economía en el tercer trimestre

Todas las previsiones se han cumplido y el PIB ha registrado un histórico aumento del 16,7% en el tercer trimestre. Sin embargo, el PIB interanual sigue con una caída del 8,7% -frente al 21,5% del trimestre anterior-, el segundo mayor retroceso interanual de toda la serie tras el registrado en el segundo trimestre de este año.

Con estos datos, la economía española abandona temporalmente la recesión técnica en la que entró en el segundo trimestre, con caídas de la economía del 5,2% en el primero y del 17,8% en el segundo. Este avance trimestral del PIB, adelantado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), deberá confirmarse el próximo 23 de diciembre, y aunque ahora supera las previsiones que manejaba el Gobierno, que apuntaba a un crecimiento trimestral del entorno del 13%, el duro impacto de la segunda ola del coronavirus y las nuevas restricciones y confinamientos apuntan a una nuevo retroceso.

Este crecimiento ha venido impulsado por la demanda nacional -el consumo y la inversión- durante la campaña de verano, cuando se relajaron las medidas de control sobre la pandemia, que aportaron 15 puntos del crecimiento trimestral, mientras que la demanda externa -la que se refiere a las exportaciones e importaciones- contribuyó solo con 1,7 puntos, todavía muy lejos de sus cifras habituales. Sin embargo, en términos interanuales las cifras están muy lejos de recuperarse. La contribución de la demanda nacional al crecimiento del PIB es todavía de -7,8 puntos, aunque es 11,0 puntos superior a la del segundo trimestre. Por su parte, la demanda externa presenta una aportación de -0,9 puntos, 1,8 puntos más que en el trimestre anterior.

Variación trimestral del PIB de España hasta el tercer trimestre de 2020 (INE) EPDATA 30/10/2020Servicio Ilustrado (Automático) EPDATA

El gasto en consumo final disminuye un 6,8% respecto al mismo trimestre de 2019 y registra una tasa interanual del -10,4%. Por contra, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presenta un crecimiento del 3,7%, seis décimas superior a la del trimestre precedente. En cuanto a la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios presentan una variación del -17,0% respecto al tercer trimestre de 2019, aunque suponen 21,1 puntos más que en el trimestre anterior. Esta recuperación se produce por un incremento en las tasas interanuales de las exportaciones de bienes (del -27,3% al -4,6%) y de las exportaciones de servicios (del -61,3% al -42,8%). Dentro de éstas, el gasto de no residentes en el territorio económico sube 24,9 puntos (del -99,2% al -74,3%).

Parte de esta recuperación del PIB tiene que ver con el aumento del gasto público, que aumentó entre julio y septiembre un 1,1%, ocho décimas más que en el segundo trimestre, con lo que ya encadena 15 trimestres en positivo, mientras que el gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro y al servicio de los hogares retrocedió un 0,4%, frente al aumento del 0,2% del trimestre previo.

Pero la comparativa con los últimos 12 meses reflejan que estamos todavía muy lejos de hablar de una recuperación real, al estar todavía 8,7% por debajo del PIB del tercer trimestre de 2019, aunque la tasa es 12,8 puntos inferior a la contracción sin precedentes del 21,5 % de junio. En términos interanuales, el consumo de los hogares mostró un retroceso del 10,4%, moderando en casi 15 puntos la caída interanual del segundo trimestre (-25,2%). La inversión se redujo un 11,9% interanual en el tercer trimestre, moderando en casi 14 puntos el retroceso histórico que se experimentó en el segundo trimestre (-25,8%). Las exportaciones retrocedieron un 17% respecto al tercer trimestre de 2019, en contraste con el descenso interanual del 38,1% experimentado en el trimestre anterior, mientras que las importaciones bajaron un 15,7% y venían de decrecer un 33,5% en el segundo trimestre.

En cuanto al empleo, el INE advierte de que los puestos equivalentes a tiempo completo retroceden un 5,5%, lo que supone que en un año se han destruido 1,01 millones de puestos de trabajo -frente a los 3,4 millones de empleos destruidos en el segundo trimestre-. En términos de horas trabajadas, este baremo se disparó en el tercer trimestre un 24,7% respecto al trimestre anterior. Esta tasa es de menor magnitud que la de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (del 16%, lo que supone 33,7 puntos más que en el segundo trimestre) debido al aumento que se observa en la jornadas medias a tiempo completo (+7,5%). En términos interanuales, las horas trabajadas decrecen un 6,2%, tasa 18,7 puntos superior a la del segundo trimestre.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, se mostró satisfecha con “la fuerte reactivación de la economía y el empleo” que han mostrado los indicadores conocidos esta semana y que avalan que contamos “con una fuerte base para la recuperación”. Pese a ello, Calviño reconoce que todavía “estamos en un momento de alta incertidumbre, tanto a nivel europeo como global”, donde hay que “continuar ayudando a la economía y trabajar por superar la situación sanitaria”.