Las cinco condiciones de los autónomos para adecuar sus cotizaciones a los ingresos reales

ATA propone a Escrivá unas medidas en línea con el Pacto de Toledo

Los autónomos temen una subida de las cotizaciones por el cambio de sistemaCristina Bejarano La Razón

La intención por parte del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, de cambiar el actual sistema de cotización por tramos a uno por ingresos reales abrió un cisma entre las asociaciones de autónomos, entre los que apoyan la medida, UPTA y Uatae, y quien pone condicionantes, ATA, para salvaguardar la economía de este colectivo en un momento tan delicado, en el que una subida de las cuotas sería enormemente contraproducente. De cara a una próxima reunión entre estas asociaciones y Escrivá, ATA ha decidido proponer una serie de medidas para adecuar las bases de cotizaciones de los trabajadores autónomos a sus ingresos reales, en la línea de lo que recomienda el Pacto de Toledo.

Son cinco las condiciones que la asociación mayoritaria del sector pondrá sobre mesa de cara a la negociación con el Ministerio:

1. Permitir que los autónomos mayores de 48 años -prácticamente la mitad de autónomos- puedan adecuar de forma voluntaria su cotización a sus ingresos pudiendo cotizar por una base superior a los 2.077 euros/mes que se les permite actualmente.

2. Permitir que los autónomos societarios -más de 900.000 autónomos- puedan deducir como gasto de empresa, al igual que las cotizaciones de los trabajadores, su cotización a la seguridad social. Según su último barómetro de situación de autónomos, el 60% de los societarios estarían dispuestos a subir su cotización mensual si esto fuera posible.

3. Permitir aportaciones a lo largo del año independientemente de la cuota mensual que paga cada autónomo que permitan mejorar su contributividad y sus prestaciones. Y que se pudieran hacer en el momento que el autónomo tenga liquidez o disposición financiera.

4. Permitir que los autónomos puedan elegir su base de cotización, cambiarla para subir o reducir, seis veces al año.

5. Reducir la cotización a los autónomos cuyos rendimientos netos en el último año estén por debajo del SMI, con los que se reduciría el 50% de la cuota mínima para aquellos autónomos cuyos rendimientos netos no lleguen al SMI y el 75% de la cuota mínima para aquellos autónomos cuyos rendimientos netos no lleguen al 50% del SMI.

“Siguiendo estas recomendaciones y aplicando estas propuestas se podrían mejorar las cotizaciones y aumentar la recaudación sin tener necesidad de obligar a subir la cotización a muchos autónomos que estos momentos tienen una situación económica de asfixia”, explicó el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

Seguridad Social y Agencia Tributaria están cerrando ya una propuesta que se presentará en un tiempo “relativamente inmediato” para desarrollar el cambio de una estrategia por tramos para lograr de forma “gradual” la cotización por ingresos reales de los autónomos con un modelo “sostenible” en el tiempo. Según ha defendido el ministro, la cotización por tramos de los autónomos es “anómala y singular” y además provoca que “un elevado porcentaje termine teniendo pensiones muy bajas”. Para corregir esta “anomalía", Escrivá ha defendido que es “posible” transitar hacia la cotización de los autónomos por sus ingresos reales con un modelo que sea “fijo y permanente en el tiempo”, si bien está buscando “fórmulas” para hacerlo “sin que se produzcan distorsiones significativas” ni para los autónomos ni para la gestión administrativa de las cotizaciones. También ha advertido en varias ocasiones que la implementación de esta estrategia conllevará que un porcentaje elevado de autónomos vea reducidas sus cotizaciones, mientras que otros tendrían que subirla, y ello de forma “muy gradual y acompasada. Estamos trabajando en ello, viendo la tecnicidad, los cruces con la AEAT, pensamos que es algo que podemos dar respuesta de una forma relativamente inmediata”, aseguro.

El nuevo sistema de cotizaciones afectaría a 1,5 millones de los afiliados al RETA -del total de 3,2 millones-, al quedar excluidos los que cotizan por sociedades, los autónomos colaboradores y los que pagan por módulos, que no realizan estimaciones de ingresos. 700.000 autónomos de ese 1,5 millones declaran rendimientos superiores a 25.000 euros, por lo que serían los que deberían cotizar más cuando entre en vigor el nuevo sistema.