Los empresarios del ocio advierten a Hacienda de que no pueden pagar sus impuestos con ingresos cero

Reclaman la suspensión del pago de los tributos aplazados durante la pandemia. Han perdido 12.600 millones, facturado un 84% menos y casi el 70% está en riesgo de desaparecer

Los locales de ocio siguen cerradosMarta Fernández Jara Europa Press

“Con cero ingresos desde marzo y con un 69% del total de las empresas en riesgo de desaparición no podemos hacer frente al pago de ningún tipo de impuestos, tributos, ni cotizaciones sociales”. Con esta contundencia la Federación de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche) ha advertido al Ministerio de Hacienda que no podrán hacer frente al pago de sus obligaciones fiscales y han reclamado la suspensión del pago de los autónomos, de las liquidaciones de IRPF y de los pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades.

Con caídas de facturación superiores al 84%, con más de 12.600 millones de euros de pérdidas, para esta patronal resulta “inconcebible” que el sector lleve desde el mes de abril haciendo frente al pago de los autónomos y de los sucesivos trimestres del IVA en un momento en el que tiene menos de un 9% de los ingresos habituales y el 88,7% de los establecimientos permanecen cerrados.

Ante esta situación, España de Noche van a iniciar una serie de protestas y concentraciones que permitan visibilizar la “crítica” situación de un sector que “se ha visto estigmatizado y criminalizado a lo largo de toda la crisis sanitaria y que, sin embargo, los datos científicos han demostrado todas las falacias y mentiras que sobre él se han descargado”. Para ello, contarán con la colaboración de los diferentes colectivos empresariales, profesionales y sectoriales, dado que “el Gobierno no adopta ningún tipo de medida capaz de coordinar las actuaciones de los Ministerios de Sanidad, Economía, Hacienda, Trabajo o Turismo, y que las comunidades autónomas apenas tienen margen de maniobra legislativa para adoptar medidas transversales que protejan y rescate a las pymes del ocio y la cultura”.

Así, el próximo miércoles 11 de noviembre, los trabajadores del ocio y espectáculos se concentrarán en la puerta de las sedes del SEPE de las 52 capitales de provincia para reclamar el pago único por los “errores” cometidos en las liquidaciones, así como la extensión de los ERTE al 100% de exención durante todo el estado de alarma.

Por su parte, la patronal catalana Fecasarm ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) la prórroga del cierre de bares y restaurantes decretada por el Govern de la Generalitat para atajar la pandemia, así como el confinamiento perimetral de los municipios el fin de semana, que considera contrario al estado de alarma. En un recurso presentado ante la sala contenciosa del TSJC, que también impugna el cierre de los locales de juego, la patronal de ocio nocturno vuelve a pedir la suspensión de las restricciones por considerarlas una medida “arbitraria, ineficaz, desproporcionada, engañosa e innecesaria”.

Según Fecasarm, el cierre es “arbitrario” porque no cuenta con informes científicos que lo respalden, e “ineficaz” porque los contagios han continuado aumentando pese a que bares y restaurantes solo ejercen actividad de entrega de comida a domicilio. También acusa a la Generalitat de “engañar” al sector por prometerle que la medida duraría únicamente 15 días, durante los cuales calculan que han perdido cerca de 900 millones de euros, que llegarán a los 1.800 millones en caso de que se mantenga la prórroga durante dos semanas más, lo que pone en riesgo “la viabilidad de más de 30.000 empresas y la supervivencia de unas 200.000 familias”.