Cómo mejorar la pensión de jubilación si eres autónomo

Aumentar la base de cotización es una buena opción para incrementar el importe de la pensión

Ser autónomo conlleva cargar con muchas preocupaciones a lo largo de la vida laboral. Llevar el registro y la contabilidad de los ingresos y gastos o mantener los clientes son algunas de ellas, pero también es importante pensar en el futuro. Después de varios años sancando adelante un negocio, nadie quiere que cuando llegue el momento de la jubilación no pueda optar a una pensión que, al menos, sirva para mantener el nivel de vida.

Los trabajadores por cuenta propia tienen la posibilidad de elegir la base por la que cotizan, independientemente de sus ingresos. Eso les puede dar una mayor liquidez en el momento, pero, sin duda, es un problema a la larga si eligen una base inferior a la que les correspondería por sus ganancias.

¿Qué tengo que hacer para mejorar la pensión?

Cada mes, los autónomos tienen que apotar a la Seguridad Social el 30,3% de su base de cotización. La mayoría de ellos elige la cantidad mínima, de 944,40 euros, por lo que deben pagar una cuota mensual de 286,15 euros. Desde la Organizaición de Consumidores y Usuarios apuntan que «aportar una cantidad cercana al mínimo no es buena idea», excepto para los jóvenes autónomos, por lo que añaden que la edad y el horizonte de jubilación son los factores determinantes para saber elegir una base de cotización que mejore la pensión.

Por lo tanto, si la edad legal de jubilación todavía está lejos, cotizar por la base mínima tampoco es tan mala idea si se tiene en mente completar la pensión con otras inversiones. No obstante, cuanto más cerca se está de cumplir los 65 años, más interesante resulta aportar lo máximo que puedas para engrosar el importe de la pensión. En cualquier caso, la OCU recomienda complementar las cotizaciones a la Seguridad Social con otras formas de ahorro a largo plazo para «rentabilizar el dinero sin asumir riesgos innecesarios».

La base máxima de cotización para los autónomos es de 4.070,10 euros, lo que significa que la cuota mensual es de 1.233,24 euros. Para los mayores de 47 años, la base mínima sube hasta los 1.018,50 euros, dejando una aportación a la Seguirdad Social de 308,60 euros al mes, mientras que la base máxima es de 2.077,80 euros, con una cuota mensual. de 629,57 euros

En el caso de los autónomo societarios, un trabajador por cuenta propia que ha constituido una sociedad mercantil, la base mínima en 2020 es de 1.214,10 euros y la máxima es de 4.070,10 euros, por lo que las cuotas van desde los 367,87 euros hasta los 1.233,24 euros.