Las imposibles cuentas de la lechera del Gobierno para Renfe y Aena

El gestor aeroportuario ha advertido ya de que no cumplirá lo recogido en los Presupuestos. Para la operadora, prevé perdidas de 241 millones este año y los número rojos ya superan los 330 millones

Aviones aparcados en el aeropuerto de Barajas EUROPA PRESS

El Gobierno de Pedro Sánchez ha fiado buena parte de sus esperanzas para cuadrar los Presupuestos del año próximo a un aumento muy pronunciado de la recaudación que tendría que venir ligado a una igual de contundente recuperación económica. Pero si algo ha quedado demostrado en los últimos meses es que la pandemia del coronavirus es una trituradora de planes, en especial de los optimistas. Y los del Ejecutivo en las cuentas públicas que presentó la semana pasada lo parecen en partidas como la del transporte aéreo o el ferroviario a la luz de cómo está evolucionando ambos negocios y la incertidumbre que rodea su futuro más inmediato.

Según los Presupuestos presentados por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, Renfe perderá este año 204,7 millones de euros, una cifra que se reducirá un 30,6% en 2021, hasta los 142,1 millones. En lo que se refiere a este ejercicio, la compañía arrastraba ya a 30 de septiembre unos números rojos de 333 millones de euros, 129 millones por encima de la previsión de pérdidas incluida en las cuentas. Y el panorama no pinta precisamente bien en lo que resta de año a la luz de las nuevas restricciones que han aprobado las autonomías por la mala evolución de la pandemia. De momento, la compañía se vio obligada la semana pasada a reactivar la devolución de billetes ante las nuevas limitaciones de movilidad en forma de cierres perimetrales de comunidades autónomas decretadas para frenar al coronavirus. Durante el estado de alarma aprobado en España desde el 14 de marzo hasta el 21 de junio pasados, Renfe devolvió casi un millón de billetes a sus clientes, por un importe total de 38,5 millones de euros. Solo desde el pasado 3 de octubre, ha devuelto más de 6 millones de euros a los viajeros que han tenido que anular sus billetes. La incertidumbre en el sector es tal que la operadora estima que, a finales de 2022, su tráfico seguirá todavía por debajo de los niveles que tenía antes del coronavirus.

Aeropuertos

En el caso de Aena, la compañía semipública -el Estado controla el 51%- ha sido todavía más contundente. Según advirtió la pasada semana, las estimaciones económico-financieras sobre la empresa recogidas en el proyecto de Presupuestos "no se corresponden con la actual previsión de cierre del ejercicio 2020”. Según explicó en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las cifras que recogen las cuentas se van a ver afectadas por “la rápida evolución de los efectos derivados de la pandemia de la Covid-19 que ha tenido lugar desde que se elaboraron dichas previsiones”.

El proyecto de Presupuestos prevé que Aena pierda este año 581,6 millones de euros, pasando a ganar 68,2 millones en 2021. Las cuentas de Iglesias y Montero para 2021 muestra además cómo el operador de aeropuertos español tendrá una cifra de negocio neta de 2.649 millones en 2021, frente a 1.640 millones previstos para el cierre de 2020, lo que supone un aumento del 61,5%. Sin embargo, en el documento remitido a la CNMV firmado por el director económico-financiero de la compañía, José Leo, se advierte de que en lo que respecta al próximo año Aena no dispone de una previsión de tráfico de referencia, “dada la gran incertidumbre respecto a la evolución de los tráficos en los próximos meses y a la enorme amplitud del rango de estimaciones publicadas al respecto por los diferentes organismos internacionales ligados al sector del transporte aéreo”. En la actualidad, el tráfico aéreo en Europa está apenas al 20% del nivel que tenía hace un año y las compañías ya dan directamente por perdida la temporada de invierno.

El desplome del tráfico aéreo ha provocado también derrumbes en la actividad comercial en los aeropuertos. Aena destaca en su informe el problema que suponen los cambios en las expectativas sobre el cierre de acuerdos con los operadores de las actividades comerciales en los aeropuertos, “que, hasta la fecha, no se han materializado y, como resultado de ello, en el tratamiento contable de los ingresos por rentas mínimas garantizadas asociadas a dichos contratos”. Sólo por el aplazamiento extraordinario de pagos a empresas que prestan servicios en los aeropuertos, clientes y arrendatarios con problemas de liquidez ante la situación generada por la Covid-19 se ha pospuesto el ingreso de un total de 83,6 millones de euros.