La Seguridad Social pierde 140 autónomos de hostelería al día desde septiembre

El autoempleo creció a un ritmo doce veces menor que el trabajo por cuenta ajena. Las asociaciones de este colectivo advierten del “desastre” que se va a vivir hasta final de año

Los autónomos prevén grandes pérdidas de afiliación hasta final de añoCristina Bejarano La Razón

El paro registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) subió en 49.558 personas (1,31%) en el mes de octubre en relación con el mes anterior y sitúa la cifra total de parados en 3.826.043, aunque en términos desestacionalizados, el desempleo registrado bajó en 46.014 personas. Para el Ministerio de Trabajo y Economía Social se trata de unos datos muy positivos porque es “la menor subida en un mes de octubre desde 2016”, resaltan, ya que que en los últimos 25 años siempre se había incrementado el paro en el décimo mes del año y lo había hecho con una media de 63.880 personas.

Sin embargo, el colectivo de autónomos no goza del mismo optimismo. Aunque el Régimen de Autónomos (RETA) contabilizó 3.265.369 afiliados medios, tras un aumento en 1.816 personas (+0,06%), superando las cifras que se registraban en febrero, justo antes de la pandemia, las previsiones de afiliación a la Seguridad Social -a último día- apuntan a que se han vuelto a perder trabajadores por cuenta propia por segundo mes consecutivo, y todo apunta a que hasta final de año las cifras se desplomen aún más por las nuevas restricciones y los confinamientos.

En concreto, más de 8.000 autónomos se han perdido en el sector de la hostelería, la restauración y del ocio nocturno en los dos últimos meses, lo que significa que 140 de ellos perdieron su trabajo cada día en este sector entre septiembre y octubre. En términos globales, la caída de afiliados en la hostelería a mes de octubre se situó en 85.077 bajas contabilizadas. En el sector del comercio, la caída fue menor, 2.600 autónomos, pero serían 42 bajas al día. En el sector cultural y actividades de ocio desaparecieron 400 autónomos.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha ha advertido que “vienen meses complicados en afiliación y apuntan a duras caídas". Amor ha resaltado que, aunque los autónomos crecen en términos medios en octubre, todo apunta a que, como en septiembre, en octubre, en datos de afiliación a último día, se han vuelto a perder autónomos por segundo mes consecutivo”.

Eduardo Abad, presidente de UPTA España, también alertó de que existe la posibilidad de que detrás del aumento de trabajadores autónomos en sectores que, a priori, tendrían que estar descendiendo -como la educación o el sector sanitario-, que está padeciendo una crisis sin precedentes, "se esconden falsos autónomos que están siendo contratados por administraciones y grandes empresas”.

Por su parte, la organización de autónomos Uatae ha advertido de que se “pone en evidencia la brecha entre el crecimiento del trabajo autónomo y el del trabajo asalariado”, ya que el autoempleo creció a un ritmo doce veces menor que el trabajo por cuenta ajena. “Parece que el impacto de esta segunda ola de la pandemia en el empleo es menos acusado en el trabajo asalariado que entre los trabajadores autónomos, lo que ilustra que la prórroga de los ERTE ha funcionado mejor y ha sido más efectiva que las prestaciones para autónomos habilitadas por el Gobierno”.

María José Landaburu, presidenta de Uatae, reclama que frente a la incertidumbre y las nuevas restricciones que van sucediéndose en varias comunidades autónomas se revisen los mecanismos de protección de los autónomos para “estar a la altura” de lo que necesita el colectivo. "Esto es sólo el preludio de un golpe mayor en noviembre si no se toman nuevas medidas”, por lo que ha pedido al Gobierno central y a los autonómicos que cada restricción sanitaria que afecte a este sector “debe acompañarse de una medida de ayuda y de compensación”.