Renfe, Adif y CAF se suben al tren de hidrógeno

Las compañías desarrollarán un prototipo de vehículo propulsado por esta energía que será financiado por la UE con 14 millones de euros

Tren de CAF, una de las compañías que integran el consorcioServicio Ilustrado (Automático) CAF

Las compañías ferroviarias se van subiendo poco a poco al tren de hidrógeno, la alternativa más rápida y barata de electrificar una línea que utilice ahora trenes de gasóleo. La agencia de la Comisión Europea dedicada al impulso del desarrollo del hidrógeno y de las pilas de combustible ha seleccionado la propuesta FCH2RAIL, en la que participan CAF, DLR, Renfe, Toyota Motor Europe, Adif, IP, CNH2 y Faiveley Stemmann Technik, para desarrollar un prototipo de tren propulsado por hidrógeno, según ha informado en un comunicado la compañía vasca.

El proyecto, que arrancará en 2021, tendrá una duración cercana a los cuatro años y contará con un presupuesto de más de 14 millones de euros, de los cuales aproximadamente el 70% procederá de fondos europeos. La propuesta abarca el diseño y la fabricación de un prototipo que tomará como base una unidad de cercanías de tres coches de Renfe existente, la serie Civia, en la que se instalará un nuevo sistema de generación eléctrica a partir de la hibridación de la energía proveniente de pilas de hidrógeno y baterías LTO, que, a su vez, se integrarán con el sistema de tracción existente en el vehículo.

El prototipo, según ha explicado CAF, sería “uno de los primeros demostradores ferroviarios de vehículo bimodo con pila de hidrógeno”, que podrá circular en modo eléctrico en infraestructura electrificada y en híbrido en tramos sin catenaria. Tras superar su fase de pruebas en vía, se llevará a cabo un proceso de validación del prototipo en tres países europeos, uno de los cuales será España.

El proyecto abarcará asimismo el estudio de diferentes soluciones de aprovechamiento del calor generado por las pilas de hidrógeno, como medida de incremento de la eficiencia energética.

Apuesta de las compañías

En la actualidad, los países siguen apostando por el despliegue de programas tradicionales de electrificación de líneas, pero los costes que implica son “elevados”, por lo que todavía “se tardará décadas en finalizarse” teniendo en cuenta que, actualmente, la mitad de las líneas ferroviarias de la UE no están electrificadas y son operadas con trenes diésel. Por este motivo, en los últimos años ha crecido el interés por la tecnología basada en el uso de pilas de combustible de hidrógeno en el entorno ferroviario. Una compañía, la francesa Alstom, se ha convertido en la primera del mundo en fabricar un modelo regional de pasajeros, el Coradia iLint, que se alimenta con pilas de combustible. Alstom ha comenzado la producción en serie de 14 trenes de este modelo que entregará en Alemania a partir de 2022. El operador austriaco ÖBB también probará el Coradia iLint en líneas regionales en el sur del país. El tren también fue probado el pasado mes de marzo en la línea de 65 kilómetros que une Groninga y Leeuwarden, en el norte de Países Bajos.

El otro fabricante español de material rodante ferroviario, Talgo, presentó a mediados de septiembre su sistema de propulsión de vehículos ferroviarios basado en hidrógeno. La compañía ha diseñado su modelo específicamente para la plataforma Vittal de Cercanías y Media Distancia, con la que Talgo concurre a diversos procesos de licitación en España y otros países y también funciona con pilas de hidrógeno.